7  Reglas para hacer más feliz tu vida en el hogar

Comparte por favor...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

¿Cómo incrementar nuestra felicidad familiar?. 

El bienestar, la paz y la felicidad en el hogar se constituyen en elementos muy importantes para nuestra existencia. 

Estudiando la sicología moderna, encontramos ciertas recomendaciones para mejorar en este campo. 

A continuación describo 7 aspectos prácticos, para lograr una mejor armonía en las relaciones familiares:

  • 1.  No regañe,  no critique

En mi concepto la crítica, la queja y el regaño constante es el cónfeso asesino de las relaciones familiares. Muchas situaciones discordantes del hogar aparecen por trivialidades, y se podrían corregir con una actitud adecuada. 

Lo más recomendable es observar los aspectos positivos de la personalidad de tu esposa y tus hijos. Recuerda que como seres racionales, todos cometemos errores, pero no nos gusta que se nos critique abiertamente por estas situaciones. 

La crítica y el regaño hieren el orgullo, la sensibilidad y el sentido de la importancia de la persona. Si la crítica es constante, despierta el resentimiento y el ambiente familiar se tornará tenso y problematico. 

Es mejor perder pequeñas disputas familiares, a pesar de que sabemos que tenemos la razón; buscando la armonía y la felicidad familiar. Además evitemos la discusión acalorada frente a nuestros hijos, ya que ellos se sentirán afectados e inseguros por esas situaciones. 

  • 2.  No trate de cambiar la manera de ser de su cónyuge 

El matrimonio es un buen lugar para utilizar el tacto, la diplomacia y la discreción. Todos tenemos una personalidad definida, y somos diferentes en muchos aspectos del carácter; aquí la regla de oro es “amar y vivir en armonía”, a pesar de la diferencia. 

Antes de tratar de cambiar la personalidad de nuestra pareja, hagámonos la siguiente pregunta: ¿que aspectos de mi personalidad es importante mejorar, para brindar felicidad a mis seres queridos?. Resulta más provechoso desarrollar nuestra personalidad, para hacerla más atractiva a los demás. 

  • 3.  Practique la empatía 

El mejor consejo que se puede entregar en cuanto a las relaciones familiares es éste: “póngase en el lugar de la otra persona”. Cuando existen inconvenientes y discusiones en el seno familiar, es recomendable ver las cosas desde el punto de vista del otro. 

cuando nos ponemos en los zapatos del otro, entendemos que somos personas con sentimientos, emociones y estados de  ánimo cambiantes. Si ofendemos a nuestra esposa o esposo de alguna manera, es menester pedir disculpas, y perdonar, si la situación es opuesta. 

  • 4.  Demuestre que aprecia honradamente las buenas cualidades 

La felicitacion, el estímulo y la motivación son aspectos claves para la paz en el hogar. Apreciemos las buenas cualidades de nuestra pareja. Felicitémosla por la buena comida que hizo, y por ese bonito vestido, que realza su hermosura. 

A nuestros hijos felicitémoslos por cualquier nuevo logro escolar, reconóscamos su potencial e inteligencia; por algo somos sus padres, tenemos muchas cosas en común. Motivemos con palabras llenas de respeto, consideración y amor; así los niños y adolescentes se sentirán  importantes y valorados. 

La felicitación es el más poderoso estímulo que se le puede entregar a los demás.Es necesario practicar el tacto y la comprensión, en aras de mejores relaciones familiares. 

  • 5.  Utilice el diálogo constante 

La comunicación familiar es esencial para la armonía hogareña. Muchos matrimonios fracasan porque la pareja no supo emplear eficásmente el diálogo, para superar contrariedades. 

A todos nos gusta ser escuchados, y solventar en forma pacifica los inconvenientes familiares. 

Muchas disputas se generan por el ejercicio de la autoridad en el hogar. Lo más aconsejable es que halla un ejercicio balanceado de la autoridad al tomar decisiones que afectan a todos, utilizando el diálogo para alcanzar un común acuerdo familiar. 

Es importante dejar a un lado el machismo, así como la autoridad femenina excesiva, para obtener consenso y bienestar en el hogar. 

  • 6.  Sea cortés y utilice pequeñas atenciones 

La grosería es el cáncer que devora el cariño en el hogar. Haciendo una observación de las relaciones familiares, encontramos que en ocasiones, se brinda un mejor trato a los de afuera, que a los del mismo hogar. 

Es indispensable brindar pequeñas atenciones. Si la esposa está atareada en los quehaceres del hogar, porqué no ayudarla; llevarle el desayuno a la cama ó regalarle un pequeño detalle sin motivo aparente, son buenos ejemplos de cortesía. 

La cortesía es el aceite que hace andar los motores de la paz y felicidad familiar. Un abrazo, un beso, una caricia desprevenida a nuestra pareja e hijos, hace alumbrar con mayor luz la llama de la armonía y tranquilidad hogareña. 

  • 7.  No sea un “analfabeto del matrimonio”

Esta frase puede sonar un poco dura, pero en mi opinión es importante aprender a ser mejores esposos o esposas, padres y educadores. 

En este sentido es necesario aprender sobre el aspecto sexual del matrimonio, cómo manejar la economía familiar y la educación de los hijos. 

Estos aspectos son considerados como las principales causas de rupturas matrimoniales. Los expertos consideran leer un buen libro sobre estos temas, y así seguir aprendiendo y actualizándose día tras día. 

Es esencial crecer y evolucionar en todos los aspectos de nuestra vida: la felicidad y la armonía en el hogar es un pilar fundamental de nuestra existencia. 

Comparte por favor...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin