¿Como eliminar la excusa “es que me falta inteligencia” , para lograr buenos resultados?

Comparte por favor...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La excusitis de “yo no tengo la capacidad” es muy común. Millones de personas la padecen, pero muy pocos expresan este sentimiento de inferioridad.

Existen 2 errores muy comunes que las personas cometen cuando se manifiestan los sintomas de la falta de inteligencia: en primer lugar subestimamos nuestra propia capacidad mental, y en segundo lugar sobreestimamos la inteligencia de los demás.

A continuación expongo 3 formas de solucionar la excusitis de la falta de inteligencia:

1. El pensamiento que guía tu inteligencia es mucho más importante que cuanta inteligencia posees

Lo que realmente importa no es cuanta inteligencia tienes, si no como la empleas. Trabajar y proyectarte sin desanimarte genera más triunfos, que teniendo una poderosa inteligencia y no atreverte a actuar.

Existen tanto hombres como mujeres que poseen un coeficiente intelectual muy alto, pero al momento de iniciar un nuevo proyecto expresan sentimientos negativos, piensan que no pueden, y fracasan rotundamente. De igual manera existe gente que posee un nivel de inteligencia medio pero se atreven, actúan conforme a sus ideas, piensan que pueden y obtienen grandes realizaciones.

En cierta ocasión leí una ecuación que define el término habilidad. La habilidad es igual al interés más el entusiasmo, multiplicada por la perseverancia. Esto significa que podemos adquirir notables habilidades simplemente con poseer un gran interés, combinado con un buen entusiasmo, y una férrea perseverancia para alcanzar nuestras metas.

Recuerda y interioriza este pensamiento varias veces al día: “mis actitudes son más importantes que mi inteligencia”. Practica la actitud de que puedo hacerlo, soy capaz, tengo muchas habilidades. Utiliza tu inteligencia de una forma creativa y positiva; y tu carrera o negocio darán un gran salto exponencial.

Creatividad

2. No te vendas barato, concéntrate en tus ventajas

Evita el costoso error de subestimar el poder de tu inteligencia, y sobreestimar la inteligencia las demás personas.

Una de las maneras de sentirte bien contigo mismo es enumerar tus talentos especiales, para que eres bueno; en vez de observar tus falencias y limitaciones. Tienes una notable habilidad potencial que se convierte en una gran habilidad activa cuando estudias, investigas y pones en práctica tus maravillosas ideas creativas.

Millones de personas se dejan dominar por el temor y no emprenden grandes proyectos porque según ellos les falta inteligencia, y les asusta hacer tratos con los demás. Recuerda y haz tuya esta expresión: “aunque los demás valen mucho, yo no valgo menos que ninguno de ellos”. Una actitud adecuada es una puerta abierta al éxito personal.

3. Utiliza tu mente para pensar, no como depósito de información

Muchas veces has escuchado que el conocimiento es poder. Esta es una verdad a medias, porque la realidad es que el conocimiento es sólo poder potencial. El conocimiento se convierte en poder cuando se pone en práctica y se utiliza para generar ideas creativas.

Una vez conocí en la universidad a un joven que poseía una gran memoria, podía memorizar grandes cantidades de datos y yo lo comparaba con un “hombre enciclopedia”, pero al momento de pensar y exponer ideas creativas, se bloqueaba.

Resulta importante indicar que la habilidad de pensar es mucho más valiosa que la habilidad de memorizar datos.

Es esencial para tu crecimiento personal poner a funcionar tu cerebro. Utiliza tu intelecto para crear y desarrollar ideas, para encontrar nuevas y mejores formas de realizar tus tareas y actividades.

En este mismo sentido es importante que te preguntes: “estoy utilizando mi capacidad mental para hacer historia, o la estoy usando simplemente para registrar y observar la historia que hacen otros”. Hoy, ahora, es el momento de escribir tu propia historia de triunfo y realizaciones; que contribuyan a que dejes un gran legado para las próximas generaciones.

Comparte por favor...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin