10 Sencillas reglas para agradar a la gente

Comparte por favor...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

«Trata de convertirte no en un hombre de éxito, si no en una persona de valor».

                     Albert Einstein

El verdadero liderazgo se establece cuando tratas muy bien a las personas, y te ganas su apoyo irrestricto.

Por eso es importante crecer en cuanto al manejo de la gente e influenciarlas para conseguir buenos resultados.

Aquí describo 10 aspectos sencillos y prácticos que debes tener muy en cuenta: 

  • 1   Aprende a recordar nombres 

Un politico cuando empieza su carrera se le enseña lo siguiente: Recordar el nombre de una persona es cualidad de estadista, olvidarlo es ir hacia el olvido politico.

Cuando se recuerda el nombre de una persona y se repite con frecuencia, es un halago sútil pero muy efectivo, que le brindamos a nuestro prójimo.

El nombre de una persona es para ella, el sonido más dulce que pueda escuchar. Por el contrario cuando lo olvidamos,o lo escribimos mal quedamos en gran desventaja.

  • 2    Practique la amabilidad

Ser amables es brindarnos a los demás con respeto, cortesía, consideración, empatía    

Demos a los demás un buen trato y estos nos recompensarán con su fidelidad y apoyo.

Una persona demuestra su grandeza, en la forma en que trata a los más pequeños. La sencillez y la humildad son aspectos básicos del liderazgo.    

  • 3    Sea tranquilo y tolerante

Los líderes equilibrados no se enojan con pequeñeces. Una pregunta que debes hacerte es la siguiente: una persona inteligente como yo, le roba la calma esta situación ?.

Es importante ponernos en el lugar de la otra persona, para saber porque habló o actuó de esa manera. De esta forma surge la simpatía, el perdón, la aceptación. Saberlo todo es perdonarlo todo.

  • 4    No sea egoísta 

La generosidad en la conversación consiste en escuchar más a la otra persona, que hablar nosotros. Nunca demos la impresión de que lo sabemos todo.

La grandeza del líder radica en escuchar a los demás, alentarlos a opinar y expresar sus convicciones y creencias.

  • 5   Trate de ser interesante 

Hablemos de lo que le interesa a nuestro interlocutor.

Cuando una persona se reune con nosotros, brindemosle un gran valor. Que esa persona tenga la impresión de que al asociarse con nosotros está aprendiendo, creciendo, evolucionando.

Seamos la clase de persona que avanza y ayuda a avanzar a todo aquel que se relaciona con nosotros; tanto en el aspecto personal como en lo profesional.

  • 6    Elimine de su personalidad los aspectos irritantes 

Los  elementos  negativos de nuestra personalidad deben de ser eliminados. Evitemos la crítica, la queja, el enojo.

Cuando criticamos a una persona, justificada o injustificadamente herimos su orgullo y vanidad. Las críticas son como palomas mensajeras siempre vuelven al nido.

Muchas veces queremos corregir y cambiar a los demás, pero porqué no empezar con nosotros mismos. Es más facil y de mayor utilidad desarraigar los aspectos negativos de nuestra personalidad.

  • 7    Trate de mantener buenas relaciones y solucionar situaciones discordantes

Es importante solucionar, sobre una sincera base cristiana, cada malentendido que halla tenido o tenga ahora .

Es normal que hallan malentendidos y disensiones. Aquí es cuando un líder, debe solucionar estos impases, para la armonía y equilibrio del grupo.

  • 8    Practique gustar de la gente 

Es vital que usted se enfoque en las buenas cualidades del sus colegas y grupo de trabajo.

Una vez Benjamín Franklin expresó: «No hablaré mal de hombre alguno y de todos diré todo lo bueno que sepa «.

Nunca se exprese en forma negativa o desalentada hacia otra persona; en cambio muestre afecto sincero y genuino hacia el prójimo.

  • 9    Exprese felicitación por el logro, y simpatía en la pena o desilusión

La felicitación es el más poderoso estímulo que se le puede dar a los demás. Elogie cualquier pequeño logro o avance.

Seamos calurosos en la aprobación y abundantes en el elogio. Esas palabras sinceras de aprecio quedarán grabadas en la mente de la otra persona, mucho tiempo después de haberlas olvidado nosotros .

De igual forma, cuando una persona sufre una desilusión o pierde un ser querido, es menester ofrecerle nuestra simpatía, en esos momentos de pena y dolor.

  • 10    Dele fuerza espiritual a la gente,  y ellos le darán afecto genuino

Las grandes personas, aquellas que están en la cima de la industria, la tecnología, las artes, la ciencia y la política son humanas, muy calurosas. Se especializan en ser queribles.

Ayudemos a los demás, interesémonos en sus problemas. Cada palabra de aliento, consejo y consideración son como un manantial en el desierto de la frustración, queja o desilusión.

Cuando brindamos fuerza moral y espiritual al otro, se nos es retribuido en afecto sincero y genuino de su parte.






Comparte por favor...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin