¿cómo vencer la excusa “no tengo suerte” para alcanzar tus metas en la vida?

Comparte por favor...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

“Yo atraigo la mala suerte”, es una de las excusas que más utiliza la gente para justificar su falta de realizaciones y consecución de grandes objetivos de vida.

Las personas que piensan de esta forma además que creen que todo lo que les ocurre es accidental, o corre por cuenta del destino. En su fuero interno aceptan que la casualidad o alguna fuerza superior desea que ellos se encuentren en contínua situación de derrota y fracaso.

Esta clase de gente cuando observan que los demás avanzan y progresan en su vida personal y profesional piensan que es producto de la “buena suerte”. Sin embargo lo que ellos llaman “suerte” en realidad es trabajo arduo, planificación organizada, disciplina y perseverancia.

A continuación expongo 3 maneras para librarte de la excusa “es que no tengo suerte”:

1. Acepta la ley de la causa y efecto

Esta ley establece que cada acción produce una reacción y toda consecuencia tiene una causa. En este sentido podemos indicar que el éxito de una persona, en realidad no se debe a la suerte. Si observamos detenidamente es producto de la planeación, preparación, talentos y un pensamiento de poder adecuado.

Lo que parece ser “mala suerte” para una persona más bien es carencia de planificación, preparación, iniciativa, entusiasmo y adoptar actitudes negativas.

Los hombres y mujeres que han alcanzado la cima y se mantienen como lideres en su campo profesional, llegan allí porque desarrollan actitudes sobresalientes, además utilizan su buen juicio, con una labor esmerada y ardua.

Acepta la premisa de que nada “cae del cielo” y que para conseguir lo que te propones necesitas una dosis extra de coraje, lucha, perseverancia, objetivos claros y pensamientos adecuados.

Es importante indicar que el éxito de un hombre o una mujer no pertenece a la casualidad. Muchas personas pasan por fracasos momentáneos, pero contínuan adelante. Ellos reciben un revés, lo analizan, aprenden y luego siguen avanzando con renovadas energías.

2. No derroches tu energía mental para soñar con un éxito sin esfuerzos

Las mejores cosas que entrega la vida no se consiguen por medio de la suerte. El triunfo y las realizaciones son el resultado de aquellos principios que lo propician.

Cuando una persona es entrevistada para un nuevo empleo, y no es escogido para el cargo, muchas veces expresa: “es que no tuve suerte en la entrevista”. Existen muchos factores que pudieron hacer naufragar tu objetivo como : no vender en buena forma tus conocimientos y habilidades, desinformación acerca de la compañía que ofrecia el puesto, temor excesivo,o falta de sinceridad en tus respuestas. La suerte no tuvo nada que ver en la decisión de los contratadores.

3. Piensa que todo lo que te sucede obra para tu beneficio

Es importante que no te desanimes cuando las cosas no salen como tú esperabas. Cuando no consigues en primera instancia aprovechar una oportunidad, no te preocupes. Mas adelante observarás que existe una oportunidad más grande y mejor; y resultó una bendición no enredarte con algo de menor importancia.

Muchos fracasos y dificultades parecen ser contundentes, pero si analizas con detenimiento son escalones obligados, por donde te resulta necesario pasar, para alcanzar tus más grandes anhelos.

Tu propósito de vida vá más allá de la suerte y si te adecuas a las circunstancias con un gran valor y tenacidad, alcanzarás cualquier meta que te propongas.

Elige adquirir una gran capacidad para afrontar las pruebas y derrotas con actitudes positivas y de poder que te dirijan a caminos adecuados de realizaciones, prosperidad y abundancia. Todas lo mejor que ofrece la vida es para tí; hoy es el momento de actuar para conseguir lo que realmente deseas.

Comparte por favor...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin