Excusitis de la edad: 3 formas de curarse de esta “enfermedad”

Comparte por favor...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

¿Cómo se presenta la excusitis de la edad y que hacer para solucionar este problema?.

Una de las excusas que más utiliza la gente al no lograr sus metas en la vida es no tener la edad adecuada. Se presenta en dos formas comunes: “soy demasiado viejo o soy demasiado jóven”. Es realmente sorprendente cúan pocas son las personas que se sienten en la “edad correcta”, en el momento oportuno.

“Es que soy demasiado viejo”. Es la excusa más común que encontramos. Muchas personas piensan que cuando llegan a los cuarenta años se acaba la época de las realizaciones, en esta etapa, en su fuero interior se consideran improductivas; pero esto es una gran mentira.

De los cuarenta en adelante es una maravillosa etapa en la que los hombres y mujeres poseen grandes talentos, que combinados con su experiencia, los convierten en realmente aventajados y productivos; de igual forma es una gran época para emprender negocios y empresas.

La historia comprueba esta afirmación, tomemos de ejemplo tres casos en particular: Konrad Adenauer levantó a Alemania de su máxima miseria, después de la segunda guerra mundial, a potencia mundial después de los 60 años. Ray Kroc fundó la franquicia Mc Donalds a la edad de 52 años y Harland Sanders se hizo millonario a la edad de 74 años, con su receta de pollos fritos en KFC.

Quiero exponer 3 formas de librarse de la excusa de la edad:

1. Observa tu edad actual de forma positiva

Poseer los pensamientos adecuados son importantes en este sentido, piensa “todavía estoy joven”, en vez de “estoy viejo”. Tendrás la edad que creas tener, piensa y actúa como jóven, y la juventud será tuya. Lo que en realidad hace la diferencia es tu actitud mental; según tu pienses tu edad puede ser una bendición, o un gran obstaculo.

He observado a muchos adultos mayores con una vitalidad, entusiasmo y ganas de vivir que aparentan menos edad que la que tienen. De igual manera observo a muchas personas jóvenes pasivos, sin entusiasmo, preocupados y con pereza; que pareciera que la edad estuviera encima de ellos.

Otra forma de la excusa de la edad es “soy demasiado joven”. La juventud tan sólo se convierte en un inconveniente, si lo consideras así. A menudo escuchamos decir que ciertos empleos y profesiones requieren de una madurez física considerable.

Lo importante es lo bien que te desempeñas en tu oficio, profesión o negocio. Si conoces muy bien tu profesión y entiendes a las personas; eres lo suficientemente maduro para salir adelante. Es importante que demuestres que tienes capacidad y una actitud positiva; y tu juventud será considerada una ventaja.

2. Calcula cuanto tiempo productivo te queda

La edad productiva de una persona se extiende de los 20 a los 70 años. Si en este momento tienes por ejemplo 40 años, significa que has agotado el cuarenta por ciento de tu etapa productiva; pero la gran noticia, es que te queda un sesenta por ciento de productividad (30 años).

Lo anterior nos indica que a la edad de cuarenta años eres un hombre o una mujer en una etapa de plena productividad; te queda mucho tiempo por delante para conseguir todo aquello que te has propuesto, y esto es una enorme ventaja.

Muchas veces has escuchado: “la vida es demasiado corta”, pero la gran realidad es que la vida es bastante larga para los hombres y mujeres que tienen entusiasmo; que luchan y perseveran sin cesar, por sus más grandes anhelos.

3. Nunca es tarde para empezar

Es importante que inviertas tu tiempo en las cosas que en realidad deseas hacer. Sólo es demasiado tarde cuando tu actitud mental así lo indique; nunca te creas esa apariencia negativa.

Millones de personas renuncian a sus sueños y propósitos porque consideran que es muy tarde. La gran realidad es que nunca es tarde para cambiar el rumbo de tu vida: Estudiar,dedicarte a otra profesión; emprender una nueva empresa, cambiar de ciudad o viajar por el mundo.

Adopta la actitud y piensa: “voy a empezar ahora, tengo por delante mis mejores años”. Esta forma de pensar te impulsa a avanzar y crecer cuanto puedas; y sentirás que tus esfuerzos tendrán una gran recompensa porque viene lo mejor, y lo más grande para tu vida.

Comparte por favor...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin