El poder de manipulación de los medios de comunicación

El poder de manipulación de los medios de comunicación

La televisión es por naturaleza la droga dominante por excelencia. El control del contenido, la uniformidad del contenido, la repetibilidad del contenido lo convierten inevitablemente en una herramienta de coerción, lavado de cerebro y manipulación

Terence Mckenna

¿Que estrategias utilizan los medios masivos de comunicación para manipular, engañar y favorecer ciertas creencias e intereses?

Es necesario estar alertas y reconocer ciertas tácticas que utilizan los medios de comunicación para dominar y tener control sobre la mente de los demás. El cúpulas del poder y los medios de comunicación cada vez se unen más para falsear la información y que todo se vuelva a favor de ellos, en detrimento de los más oprimidos, vulnerables e ignorantes.

Utilizan tácticas que se oponen a la ética, la moral y los valores establecidos. Es una guerra Psicológica que implica que gane el poderoso, sagaz, astuto y engañoso; y que pierda el débil, noble, ingenuo y tonto.

A continuación expongo los 10 artilugios o procedimientos dolosos que utilizan los medios de comunicación:

1. El boicot informativo

Consiste en el silencio, la mudez, la indiferencia y no darle importancia a ciertos acontecimientos o informaciones para que no halla ni reconocimiento, ni valoración. Como lo que no se vé no cuenta, la gente tomará la situación como que todo está bien, y no pasa nada.

Existen diversas formas de boicotear tanto a personas como instituciones de manera artera pero efectiva como: seleccionar las noticias para dar unas y omitir otras; resaltar las que interesa difundir y silenciar u ofrecer de pasada las que conviene depreciar; convertir mediante la aplicación de trucos técnicos una manifestación multitudinaria en una marcha minoritaria. Son estrategias sucias para dañar el prestigio de personas e instituciones afectadas.

Los medios de comunicación de masas se han ido desprestigiando poco a poco y existe una tendencia generalizada en desconfiar de las informaciones, y buscar intenciones ocultas en las noticias. Los que transmiten noticias e informaciónes las pueden acomodar, filtrar, enmascarar y falsear para su propio beneficio.

2. La intimidacion o la explotación del miedo

El miedo cohibe, intimida, resta energía para resistir, provoca la inercia en las sociedades y debilita la necesaria vitalidad de la gente para conservarse dignamente independiente frente a las pretensiones absolutistas de los tiranos.

Los medios de comunicación y las cúpulas del poder acuden al recurso del miedo cuando se rehusan a abordar los problemas en forma serena, concienzuda y racional. Basta con sugerir que si gana tal partido político el país se convertirá en una ruina, todo estará mal y llegará la dictadura. La gente como siente miedo por ese estado de cosas, votará con temor por el partido opuesto.

Los últimos decenios nos muestran muchos casos de «asesinato de imágen», cometidos mediante el recurso del miedo de retornar a situaciones deplorables antes de instaurarse la democracia. Se enfatiza en lo siniestro del nazismo y del comunismo, se los empareja con el Facismo y se estigmatizan personas y grupos con éstas ideologías.

3. Mentir abiertamente y sin medida

La mentira se ha convertido en un arma predilecta para conseguir el poder y mantenerlo. Esto ocurre cuando los medios y la gente inescrupulosa utilizan informaciones falsas para degradar a personas e instituciones. Igualmente cuando los políticos prometen muchas cosas buenas, pero al llegar al poder hacen todo lo contrario.

Cuando una persona o medio de difusión de prestigio propaga con aplomo y contundencia una gran falsedad, suele ser creidos por una multitud de personas de buena fé, las que consideran inverosímil que falten a la verdad de forma tan patente, y a veces fácil de detectar.

El lenguaje diplomatico y algunos medios informativos utilizan las medias verdades, las sutiles desavenencias y la evasión para no caer en desgracia con tal o cual bando. Prefieren estar en paz con todos que propagar la verdad y se convierten en títeres del sistema establecido.

4. El chivo expiatorio

Este recurso doloso que utilizan los medios de comunicación y los jerarcas del poder consiste en echarle la culpa a algo o a alguien más sobre las situaciones y problemas que se presentan día a día.

Alguien debe de tener la culpa y mencionan a la delincuencia, el terrorismo, el narcotráfico, la ignorancia, la pereza y hasta el calentamiento global como responsables de todo lo que ocurre. Nunca se miran ellos mismos, y si sus acciones son íntegras, honestas y solidarias.

De igual forma, utilizan a personas cercanas a ellos mismos para que se echen la culpa sobre situaciones de escándalo para desviar la atención. De esta manera cae el favorito, pero los verdaderos culpables siguen allí y nunca son procesados.

5. Desviar cínicamente la atención

Los medios de comunicación defienden a personas o instituciones haciendo uso del procedimiento de la defenza por medio de oposición, rebote o ataque directo al otro. Admite varias formas de actuación como la de generar escándalos o centrarse en temas banales para desviar la atención. Cambian el tema o debate para su conveniencia y utilizan mentiras para que la gente acepte cambios y proyectos «responsables».

Existen diversas formas de desviar la atención como: realizar eventos deportivos o sociales multitudinarios, provocar un escándalo para tapar ciertas noticias, hacer énfasis en ciertos temas controversiales y darle más importancia a los temas externos que a los asuntos internos.

Algunas veces utilizan un señuelo especie de caballo de Troya para desviar la atención, y cuando la gente ha sido adormecida atacan ferozmente para cumplir con sus propósitos egoístas.

6. La repetición e insistencia para persuadir

El ministro de propaganda Nazi Joseph Goebbels expresó: «Una mentira expresada mil veces se convierte en una verdad». Los medios de comunicación repiten sin cesar diariamente mentiras que se meten en el inconsciente de la gente, lo cual se vuelve cotidiano, o propagandas mal intencionadas para generar apoyo para ciertas causas.

Cuando se repite sin cesar una idea se graba a fuego en el espíritu de la gente. Sea cual fuera su valor una idea repetida acaba imponiéndose.

Lo que se pretende es dominar, lo que realizan es repetir, insistir, martillar sin pausa una idea, un eslogan, un lema, una consigna, un razonamiento elemental, un sofisma; con el fin de contribuir a orientar el modo de pensar, sentir y querer de la gente.

7. Las insinuaciones ambiguas y turbias

Existen personas y medios de comunicación que para dañarle la imagen a alguien o a cierta institución propagan rumores insinuosos y ambiguos. Este es un siniestro procedimiento que saca partido de lo prometedor y dudoso.

Este tipo de juicios e insinuaciones polarizan la mente de quién las escucha, dá lugar a la duda y orienta el pensamiento u opinión de determinada forma.

El origen de las insinuaciones malevolas se encuentra relacionado con el procedimiento del rumor. Se ataca la honra y el honor de una persona para cambiar la percepción de la gente. Como la duda y las insinuaciones son poderosas se pierde la confianza en determinada persona e institución, y se saca al contendiente del campo de juego.

8. La mofa, la burla o el escarnio

Cuando cierto medio de comunicación o persona poderosa desea sacar de la contienda a determinado adversario utiliza la burla, la mofa o la difamación.

Dan un rodeo y atacan a su oponente ideológico por detrás, en su vida personal, a fin de descalificarlo ante el público y desvirtuar sus posturas y creencias.

Se busca el flanco más débil del adversario, se le somete a un proceso de caricaturización y de abierta deformación y se le presenta al público a través de medios propagandísticos como la prensa y las revistas. Con esta manipulación se busca dejar poco a poco fuera del juego al adversario de turno.

9. El ataque precipitado e infundado

Esta es la táctica de implicar a personas o grupos en sucesos turbios que sorprenden a la gente y causan impacto en la opinión pública.

Un ejemplo de este tipo de tácticas es la siguiente: existe un robo espectacular a una institución bancaria. Inmediatamente se indica que los autores son un determinado grupo político. Todo esto se resalta en las noticias. Luego se comprueba que el partido político no tiene nada que ver en el asunto. Los medios informativos guardan silencio o hacen un pronunciamiento escueto. Ya el prestigio del grupo queda por el suelo.

Con éste recurso atentan contra el buen nombre o la buena fama de una persona o grupo, y resulta ser un ataque despiadado y rápido. Muchas veces cuando el rival reacciona es demasiado tarde, ya se ha socavado su imagen y prestigio.

10. Información sesgada y adulterada

Consiste en realizar un informe noticioso utilizando medias verdades, distorsionando la información para favorecer una creencia, o postulado previamente establecido. Con esta maniobra se busca que la opinión pública apoye ciertos cambios o leyes que favorecen a los poderosos y privilegiados.

Un reportero o periodista citará medios confiables y prestigiosos para declarar determinada postura, asumirá que todos están de acuerdo y que es lo mejor, y expondrá las razones negativas y nefastas de no actuar en esa dirección. La gente supondrá que todo es cierto y se conseguirá dirigir a la opinión pública hacia una postura escogida con anticipación.

Es importante indicar que existen medios de comunicación independientes, veraces, claros y honestos. No se puede generalizar, sin embargo, es mejor estar prevenidos ante la manipulación de ciertos sectores informativos y gente malintencionada; para tener un pensamiento crítico, y diferenciar lo que es verdadero, de lo falso y engañoso.