En este momento estás viendo 7 Estilos de aprendizaje en educación

7 Estilos de aprendizaje en educación

No hay que empezar siempre por la noción primera de las cosas que se estudian, sino por aquello que puede facilitar el aprendizaje

                Aristóteles

Los estilos de aprendizaje se definen como los rasgos cognitivos, afectivos y fisiológicos que sirven como indicadores relativamente estables de cómo los alumnos perciben interacciones y responden a sus ambientes de aprendizaje, es decir, tienen que ver con la forma en que los estudiantes estructuran los contenidos, forman y utilizan conceptos, interpretan la información, resuelven problemas y seleccionan los medios preferidos de representación. Comprender cada uno de los estilos de aprendizaje puede ayudar al docente para que el aprendizaje sea más eficaz y efectivo.

Las personas aprenden de diversas formas, algunos desarrollan mejor su aprendizaje por medio del sentido de la vista, por medio de imágenes o videos, otros sienten predilección por escuchar, aprenden con canciones, podcast o conversatorios. Así mismo, algunos estudiantes aprenden mejor utilizando el sentido del tacto, otros les resulta mejor aprender en grupo, y por último ciertos alumnos aprenden mejor en solitario.

Resulta importante observar qué estilo de aprendizaje es el más apropiado para cada estudiante, cuáles son los más aventajados, los más rezagados, y cómo podemos ayudarlos con su aprendizaje. Variar las actividades, ser dinámicos al dictar una clase y fomentar la participación de los alumnos, son buenas técnicas para que el proceso de enseñanza aprendizaje sea más satisfactorio y eficaz.

Dentro del aula de clases, algunos estudiantes podrían tener problemas con el proceso de aprendizaje. Es menester investigar que factores culturales, ambientales o relacionales puede estar experimentando en un momento determinado. Conviértete en un docente que conoce de primera mano a sus alumnos, y trata de potencializar sus competencias con este conocimiento.

Los estilos de aprendizaje más destacados en la educación son los siguientes:

1. Estilo de aprendizaje visual

Los aprendices visuales prefieren procesar información a través de imágenes, diagramas y comprensión espacial. Ellos frecuentemente responden muy bien a videos, fotos e información escrita, presentada en un formato visualmente atractivo. En una conferencia por ejemplo preferirán leer las fotoscopias o las transparencias antes que seguir la explicación oral, o en su defecto, tomarán notas para poder tener algo que leer.

Los estudiantes con este estilo de aprendizaje utilizan la visualización. Visualizar nos ayuda a establecer relaciones entre distintas ideas y conceptos. Cuando un aprendiz presenta problemas para relacionar conceptos muchas veces se debe a que está procesando la información de forma auditiva o kinestesica. La capacidad de planificar y la capacidad de abstracción se encuentra directamente relacionada con la capacidad de visualizar.

De igual manera, cuando pensamos en imágenes, por ejemplo, cuando vemos en nuestra mente la página del libro de texto con la información que necesitamos podemos traer a la mente mucha información a la vez, por eso los estudiantes que utilizan el estilo de aprendizaje visual tiene más facilidad para absorber grandes cantidades de información con rapidez.

La gente visual se siente muy bien utilizando su sentido de la vista, y por medio de él se quedan muchas cosas grabadas en su cerebro. Les gusta mucho observar películas y videos, se emocionan con los colores, las luces y los efectos visuales. Como ejemplos de técnicas de aprendizaje visual tenemos: mapas mentales, notas de códigos de colores y videos educacionales.

El estudiante visual se caracteriza por Entender el mundo tal como lo ve; el aspecto de las cosas es lo más importante. Cuando recuerda algo lo hace en forma de imágenes; transforma las palabras en imágenes y cuando imagina algo del futuro lo visualiza. Son muy organizados, les encanta ver el mundo ordenado y limpio, siempre están controlando las cosas para asegurarse de que están bien ubicadas. La gente visual suele ser esbelta. Su postura es algo rígida, con la cabeza inclinada hacia delante y los hombros en alto. Se presenta bien vestida y siempre se le ve arreglada y limpia. La apariencia le es muy importante, combina bien su ropa y la elige con cuidado.

2. Estilo de aprendizaje auditivo

Los alumnos auditivos aprenden mejor cuando reciben las explicaciones oralmente y cuando pueden hablar o explicar esa información a otra persona. El estudiante auditivo necesita escuchar su grabación mental paso a paso. Las personas que memorizan de forma auditiva no pueden olvidarse ni una palabra, por que no saben seguir.

Cuando un alumno utiliza el estilo de aprendizaje auditivo lo hace de forma secuencial y ordenada. El estilo auditivo no permite relacionar o elaborar conceptos abstractos con la misma facilidad del sistema visual y no es tan rápido. Es, sin embargo, fundamental en el aprendizaje de los idiomas y, naturalmente, de la música.

Así mismo, los aprendices auditivos absorben mejor la información a través de los sonidos y de la audición. Ellos se benefician en mayor medida de las lecturas en voz alta, los podcast y las discusiones en grupo. Las mejores estrategias que se utilizan para aprendices auditivos son escuchar libros de audio, canciones, dispositivos mnemonicos, las exposiciones orales y las lecturas en voz alta.

El alumno auditivo tiende a ser más sedentario que el visual, es más cerebral que otros y tiene mucha vida interior. Estará muy interesado en escuchar, la persona auditiva es excelente conversadora, tiene una gran capacidad para organizar mentalmente sus ideas. A veces parece estar de mal humor debido a su sensibilidad a ciertos tipos de ruidos. Normalmente son muy serios y no sonríen mucho. Su forma de vestir nunca va a ser tan importante como sus ideas, su estilo tiende a ser conservador y elegante.

3. Estilo de aprendizaje kinestésico

Cuando un estudiante procesa la información asociándola a sus sensaciones y movimientos, su cuerpo, está utilizando el estilo de aprendizaje kinestésico. Ellos Utilizan este estilo cuando, naturalmente aprenden algún deporte, así como para muchas otras actividades.

Puedo indicar que aprender utilizando el estilo kinestésico es lento, mucho más lento que cualquiera de los otros estilos. Es un estilo de aprendizaje muy profundo. Una vez que un estudiante aprende algo con su cuerpo, sentido del tacto y con la memoria muscular, resulta muy difícil que se les olvide.

Los estudiantes que utilizan preferentemente el estilo de aprendizaje kinestésico necesitan más tiempo que los demás, podríamos decir de ellos que son lentos. Esa lentitud no tiene nada que ver con la falta de inteligencia, sino con una manera distinta de aprender. Los alumnos kinestésicos aprenden cuando hacen cosas, como por ejemplo, experimentos de laboratorio o proyectos. Necesitan moverse, por lo que de forma usual ellos buscarán cualquier excusa para levantarse o moverse.

Los estudiantes físicos también conocidos como aprendices kinestesicos aprenden de mejor manera por medio de actividades físicas y experiencias manuales. Ejemplos de actividades de aprendizaje para el educando físico incluyen juego de roles, experimentos y simulaciones interactivas.

La persona kinestésica es muy sentimental, sensitiva y emocional, lleva el «corazón a flor de piel». Demuestran su sensibilidad y expresan espontáneamente sus sentimientos, se relacionan muy fácilmente con otras personas. La apariencia no les interesa mucho, algunas veces su forma de vestir tiende a ser descuidada y puede no combinar, lo que a ellos les importa es sentirse cómodos. Se mueven mucho pero con soltura y facilidad, sus posturas son muy relajadas, con los hombros bajos y caídos. Sus movimientos son lentos y calmados, gesticulan mucho, se tocan y tocan constantemente a los demás.

4. Estilo de aprendizaje activo

Los alumnos con un estilo de aprendizaje activo se involucran totalmente y sin prejuicios en las experiencias nuevas. Disfrutan del momento presente y se dejan llevar por los acontecimientos. Suelen ser entusiastas hacia lo nuevo, y tienden a actuar primero y pensar después en las consecuencias. Llenan sus días de actividades y cuando se aburren de una, se lanzan inmediatamente a la siguiente.

Los estudiantes activos aprenden mejor cuando se lanzan a una actividad que les presente un desafío, también cuando realizan actividades cortas y de resultado inmediato, así como cuando existe emoción, drama y crisis. Les cuesta más trabajo aprender cuando tienen que adoptar un papel pasivo, cuando tienen que interpretar, asimilar, analizar datos y cuando tienen que trabajar solos.

Los alumnos con un estilo de aprendizaje activo se caracterizan por: Intentar nuevas experiencias y oportunidades, competir en equipo, generar ideas sin limitaciones formales, resolver problemas, cambiar y variar las cosas, abordar quehaceres múltiples, dramatizar, representar roles, poder realizar variedad de actividades diversas, vivir situaciones de interés, acaparar la atención, dirigir debates, reuniones, hacer presentaciones, intervenir activamente, arriesgarse, sentirse ante un reto con recursos inadecuados y situaciones adversas, realizar ejercicios actuales, resolver problemas como parte de un equipo, aprender algo nuevo que no sabía o que no podía hacer antes, encontrar problemas o dificultades exigentes, Intentar algo diferente, encontrar personas de mentalidad semejante con las que pueda dialogar y no tener que escuchar sentado una hora.

5. Estilo de aprendizaje reflexivo

Los alumnos con un estilo de aprendizaje reflexivo tienden a adoptar la postura de un observador que analiza sus experiencias desde muchas perspectivas distintas. Recogen datos y los analizan minuciosamente antes de llegar a una conclusión.

Para los estudiantes reflexivos lo importante es la recogida de informaciones y su análisis concienzudo, así que procuran posponer las conclusiones de todo lo que estudian. Son precavidos y analizan todas las implicaciones de cualquier acción antes de ponerse en movimiento. En las reuniones observan y escuchan antes de hablar procurando pasar desapercibidos. La pregunta que quieren responder con el aprendizaje es ¿por qué?.

Aprenden mejor los estudiantes con un estilo de aprendizaje reflexivo cuando:
Observan, se distancia de los acontecimientos, reflexionan sobre actividades, Intercambian opiniones con otros con previo acuerdo, deciden a un ritmo propio, trabajan sin presiones ni plazos, revisan lo aprendido, Investigan con detenimiento, reúnen información, sondean para llegar al fondo de las cuestiones, piensan antes de actuar, asimilan antes de comentar, escuchan incluso las opiniones más diversas y realizan análisis detallados.

6. Estilo de aprendizaje social

Los estudiantes con un estilo de aprendizaje social aprenden mejor trabajando en grupo, donde ellos pueden interactuar y colaborar con otros. Los proyectos en grupos, la discusiones entre compañeros y las actividades de aprendizaje colaborativo son muy adecuadas para los estudiantes sociales.

Se sienten muy bien interactuando, dialogando y formulando opiniones sobre distintos temas. Aprenden mucho de los compañeros de clases, tratan de imitar sus conductas, hábitos y competencias. Se muestran bastante receptivos a las ideas de los demás, buscan estar siempre con grupos de estudiantes, y no les agrada trabajar las actividades y tareas en solitario.

7. Estilo de aprendizaje solitario

Los educandos solitarios prosperan cuando estudian solos y participan en el aprendizaje a su propio ritmo. A ellos les va mejor cuando realizan actividades en solitario, reflexionan diariamente y en los cursos en línea. Las investigaciones independientes y los estudios individuales son el sello distintivo del estilo de aprendizaje solitario.

Los estudiantes que aprenden mejor en solitario no se sienten muy a gustos entre multitud de personas, no son muy sociables por lo que los demás compañeros los tildan como tímidos y callados. Son muy buenos observadores y les gusta más escuchar que hablar. Se sienten bien estudiando a solas, a haciendo investigaciones por su cuenta, y por lo general son muy aplicados y disciplinados.

La noción de que cada persona aprende de manera distinta a las demás permite buscar las vías más adecuadas para facilitar el aprendizaje, sin embargo, hay que tener cuidado de no «etiquetar», ya que los estilos de aprendizaje, aunque son relativamente estables, pueden cambiar. Los estilos de aprendizaje pueden ser diferentes en situaciones diferentes, son susceptibles de mejorarse; y cuando a los estudiantes se les enseña según su propio estilo de aprendizaje, aprenden con más efectividad.