En este momento estás viendo La importancia de la empatía en la educación

La importancia de la empatía en la educación

Debemos destacar que la empatía tiene múltiples implicaciones en el fomento de valores universales básicos, conductas de ayuda pro-sociales y convivencia escolar en general

Sáenz, 2017

En los tiempos modernos, tener un aprendizaje significativo y para la vida, surge como uno de los retos más importantes y complicados para el sistema educativo, por lo que se requiere con urgencia que los profesionales de la educación construyan una buena convivencia y conexión con sus estudiantes.

Se puede considerar que la práctica de empatía surge como uno de los valores imprescindibles dentro del salón de clases, desarrollando en el maestro la capacidad de percibir: emociones, sentimientos y sensaciones. Además de tener un acercamiento y conocimiento referente a las formas de pensar y de actuar de cada uno de sus escolares.

Si el docente se da la oportunidad de generar un enfoque empático en su rol diario, se establecerá una atmósfera sin duda alguna positiva, permitiendo estimular y activar en los alumnos la iniciativa de educarse, fortalecerá la motivación personal y las ganas de superar cada obstáculo dentro y fuera del aula.

Cuanto más genuino sea el vínculo y más fuerte la empatía entre el educador y el niño, más posibilidades habrá de que pueda identificarse, con otras personas. fuera de su primer círculo de relaciones, a ese niño, el profesor le ayuda a aprehender la reciprocidad y las relaciones interpersonales por medio de otra perspectiva.

Cada día los docentes favorecen a la humanidad con su ardua labor; tratando de transformar, la manera en que los estudiantes se reflejan en los aprendizajes alcanzados, mediante la cimentación de los nuevos conocimientos. El campo de la educación es la inversión más esperanzadora, que está latente en la actualidad.

El acto de aprender involucra varias dimensiones personales, no solo el desarrollo de aspectos cognitivos, sino también las capacidades interpersonales, intrapersonales, la capacidad de adaptación, la resolución de problemas y la tolerancia al estrés, por lo que deben considerarse en todo proyecto educativo como parte de la formación integral del alumno, ya que son habilidades necesarias para el éxito en la vida y en el mundo laboral.

La perspectiva de una educación que vaya más allá de la edificación y adquisición de los conocimientos, pretenden explicar que aprender requiere de un conjunto de aspectos que da como resultado una esencia única en el ser humano. De acuerdo al modelo, la competencia emocional de empatía se logra cuando combinamos a nivel intelectual la escucha activa, a nivel emocional la comprensión, y a nivel conductual, la asertividad.

Aquí tenemos algunas ventajas de la práctica de la empatía en la labor educativa, por parte de los docentes:

1. Se crea una relación positiva entre profesor estudiante

El alcanzar un aprendizaje significativo muchas veces depende de la relación que el alumno establece con el profesor, que se ve reflejado en la empatía. El alumno suele escoger al profesor con el que se siente mejor y con más confianza para aprender un determinado curso.

Desde la perspectiva empática, se crea una relación positiva entre profesor-estudiante, los alumnos tienden a interesarse más por las materias que son impartidas por profesores con los cuales tienen mayor cercanía. La labor de un profesor no debe limitarse exclusivamente a enseñar y evaluar el aprendizaje, es necesario transmitir una voluntad y actitud positiva respecto al curso.

En la empatía emocional existe una reacción afectiva, mediante la que nos identificamos tanto con los sentimientos de la otra persona que podemos llegar a sentirlos como algo propio, lo que da a entender que es bueno sentir la conexión de los demás, el dolor o la situación, pero puede ser perjudicial si esta hace que las personas se sientan agobiadas en algún momento por querer actuar para ayudar y no poder hacerlo, por eso es trascendental que se trabaje en el autoacontrol personal.

Si se enfoca un interés por el bien de todos, por el alcance y entendimiento de los demás, se puede obtener sanas convivencias, sean estas en espacios: familiares, laborales, grupos de apoyo o entornos educativos.

2. Valores éticos y morales

 

Actualmente el profesional de la educación no solo debe ser un facilitador y constructor del aprendizaje, necesita instruir y promocionar valores morales, que tolere los criterios, ideas u opiniones; que le de interés superior a los pensamientos y que comprenda la individualidad de aprender de cada uno, para aquello se requiere de la comunicación interpersonal

El fin de la labor docente será siempre un ejercicio de humanidad. Cada uno de nosotros podrá recordar y valorar el significado que tuvo en nuestra formación algún docente que fue una figura que nos entregó su presencia emocional, uniendo interés por nosotros y empatía.

El aprendizaje asociado a experiencias emocionales (empatía), hace hincapié en un modelo de educación sensibilizadora, revalida los grandes retos y desafíos que tiene el docente de formar al ser humano para el alcance de sus mayores metas profesionales mediante la implementación de la estrategia intangible que es la empatía. Se puede interpretar que este modelo educativo humanístico facilita el acercamiento a la situación emocional de cada estudiante, se caracteriza por conocer y sentir de manera personal los sentimientos de los demás, y ayuda a crear ambientes armónicos dentro y fuera del salón de clases.

 

3. Desarrollo de la personalidad

El acto de aprender involucra varias dimensiones personales, no solo el desarrollo de aspectos cognitivos, sino también las capacidades interpersonales, intrapersonales, la capacidad de adaptación, la resolución de problemas y la tolerancia al estrés, por lo que deben considerarse en todo proyecto educativo como parte de la formación integral del alumno, ya que son habilidades necesarias para el éxito en la vida y en el mundo laboral.

 

La humanidad requiere, depende y necesita en su diario vivir de las relaciones interpersonales: mediante la comunicación empática se logra alcanzar la plenitud y esencia como persona, esta debe de ocupar espacios que generen reflexión, se la debe identificar como potencialidades del individuo que posibiliten y abran paso fundamental en las prácticas educativas.

 

4. Mejor desempeño de los alumnos

 

Entre los objetivos que se plantean los docentes, con respecto a la formación en empatía encontramos la adquisición de conocimientos y destrezas para la reflexión; controlar los excesos y los déficit introduciendo mesura en el manejo de las emociones y las pasiones, enseñar a respetar o adquirir flexibilidad mental; instruir, entrenar a los estudiantes en habilidades básicas y transmitir ilusión por la relación y el encuentro con el otro.

Investigaciones sobre el tema, han comprobado que la relación de interacción entre los que ejercen la docencia y los que reciben es de prioridad en el logro de favorecedores resultados en el aprendizaje. Se dice que los maestros empáticos son capaces de mejorar el estado de ánimo y aumentar sus potencialidades cognitivas.

La humanidad utiliza procedimientos comunicativos coherentes para transmitirlos y compartirlos con el entorno, dando paso a la formación de la personalidad, tratando de mantener una búsqueda activa mediante las experiencias, que facilitarán la construcción de un aprendizaje para la vida. Si esto se lo vincula a nivel educativo se puede lograr una interconexión entre alumnos-docentes; facilitando el inicio de una relación decisiva para: generar, mantener y alcanzar un mejor desempeño académico.

 

5. Habilidades comunicativas

No cabe dudas que aún existen falencias muy notorias en el rol y práctica docente, se puede entender que el currículo es flexible pero también requiere que sea personalizado, es decir que el maestro tenga toda la libertad de cambiar o modificar desde su realidad y perspectiva como desea desarrollar la participación y construcción del conocimiento; estos deben de estar vinculados a promover en sus estudiantes la comunicación y fortalecer la inteligencia desde el enfoque empático.

El maestro es uno de los actores necesarios para poner en práctica el sentir y la buena comunicación dentro y fuera del aula, mediante esta buena acción se podrá reforzar y potenciar la inteligencia comunicativa de cada uno de sus educandos

Educar con empatía y hacerla parte del sistema educativo favorece y mejora a la sociedad en general, forma seres humanos capaces de entender e identificar y tolerar las emociones de los otros, es aquí donde radica la importancia de fomentar una dinámica de comunicación activa con los demás, como un ideal de las relaciones humanas.

6. Manejo de emociones

 

Es transcendental y necesario que el sistema educativo brinde al educando la oportunidad de que cada día reciba nuevos aprendizajes con un enfoque pedagógico vinculado con la empatía para que los estudiantes asuman conocimientos y manejen emociones a largo plazo, es decir: duradero.

De igual forma, la empatía en la educación se relaciona como un paradigma que trata de explicar y concretar el proceso de un aprendizaje exitoso, considerando que se incluya la participación activa y permanente de los estudiantes para la auto superación en el contexto escolar; apoyándose en la adquisición de información previa para fortalecer mediante la resolución de conflictos el nuevo aprendizaje. Se debe provocar una transformación permanente en el estudiante; vinculando conocimientos y emociones para el alcance de un desarrollo integral y fundamental a lo largo de la vida.

Otra de las aportaciones que sin duda alguna no son menos importantes para alcanzar un buen rendimiento son: las metas; el perfil del rol docente considera vincular las relaciones interpersonales con educación para la continuidad y mantenimiento de aprendizajes.

 

7. Aprendizaje significativo

 

De acuerdo con la teoría del aprendizaje significativo, el aprendizaje es una reconstrucción de conocimientos ya elaborados y el sujeto que aprende es un procesador activo de la información y el responsable último de dicho aprendizaje, con la participación del docente como un facilitadory mediador del mismo y, lo más importante, proveedor de toda la ayuda pedagógica que el alumno requiera.

Vincular y fomentar la empatía en conjunto con el aprendizaje significativo creará estudiantes con habilidades personales que les permitirán la comprensión frente a situaciones complicadas encontradas en el medio, les facilitará la resolución de problemas y tener iniciativas para el trabajo articulado y en equipo.

Se considera que la empatía debería ser direccionada como una estrategia positiva y favorable para iniciar un oportuno desarrollo integral de los estudiantes desde el sistema educativo, generando un entorno de compañerismo y conexión con los demás. A la vez, fortalece las habilidades interpersonales para la resolución de problemas en el diario vivir.

El trato maestro-estudiante debe estar asociado en la: tolerancia y respeto, con un enfoque empático, pues, la persona que comprende y siente las emociones de los demás; desarrolla y fortalece la capacidad intelectual le faculta percibir más allá buscando estrategias para facilitar el aprendizaje y construcción de nuevos conocimientos.

Poner en práctica el aprendizaje significativo en conjunto con una de las habilidades afectivas personales como la empatía, facilitará la comprensión de: ideas y conceptos así mismo establece una estrecha relación entre: emociones y resultados académicos; construyendo los saberes mediante la articulación del sentir de los demás y evidenciando que si es posible aprender en ambientes socio-educativos desarrollando la inteligencia intrapersonal.