¿cómo cultivar el hábito de la acción? 

Comparte por favor...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Todos los puestos importantes ya sea operar un negocio, ventas de alto nivel, la ciencia, la administración eclesiástica, ó la carrera militar requieren de una persona que piense en la acción. 

Una de las características que diferencian a un líder inteligente de una persona del promedio, es la acción diligente. 

A continuación detallo 7 puntos claves para cultivar el hábito de actuar:

  • 1.  Convierta su idea en una realidad 

Todo lo que tenemos en este mundo, de los satélites a los rascacielos y el alimento para bebés, es sólo una idea realizada. 

Estudiando a las personas, tanto a los líderes prominentes como a las personas del promedio, encontrarás que pertenecen a dos categorías: los éxitosos son activos, los llamaremos “activistas” ; los del término medio, los conformistas; los llamaremos “pasivistas”.

Los activistas son aquellas personas que tienen una gran iniciativa, son diligentes por naturaleza. Siempre están visualizando oportunidades, en donde otros, ven problemas. 

Un activista estudia, investiga, analiza y lleva a la práctica sus notables ideas creativas. Con su actitud de ir hacia delante siempre, inspira respeto y los demás lo seguirán, porque intuyen que sabe lo que hace. 

  • 2.  No esperes hasta que las condiciones sean perfectas 

En mi opinión éste es uno de los aspectos que más interfieren en la ejecución de tus objetivos. Las condiciones nunca serán las perfectas; debemos empezar ahora, y después ir solucionando los obstáculos, a medida que estos van apareciendo. 

La razón que paraliza a una persona es mirar obstáculos, problemas y dificultades, para no hacer las cosas. 

Una de las palabras más tristes que se pueden escuchar es esta “Pudo haber sido”. Por ejemplo: Mucha gente expresa si hubiera entrado en el negocio aquella vez, si hubiese invertido en aquella oportunidad, si hubiera terminado aquella carrera. Esta situación crea un tormento mental, por no haber actuado diligentemente. 

Cuando actúas te liberas, sicológicamente sientes la satisfacción del deber cumplido. El hacedor por naturaleza siempre está a la vanguardia y es un líder al que todos desean imitar. 

  • 3. Recuerda que las ideas por si solas no te llevan al éxito. 

Las ideas creativas puestas en práctica son fundamentales para un auténtico liderazgo. Tú tienes la capacidad de mejorar tu eficiencia laboral, crear un nuevo proyecto, convertirte en un voluntario de una noble causa, o desarrollar un nuevo producto. 

Las ideas tienen un real valor cuando son llevadas a la práctica. Observa a los líderes destacados de todos los campos profesionales y verás que el cien por ciento son hacedores.

  • 4.  Utiliza la acción para ganar confianza y vencer el temor

El temor es real y paralizante.  Cuando nos enfrentamos a algo desconocido puede afectarnos el miedo. Un excelente consejo es éste: Actúa a pesar del temor, a pesar de la duda, de las dificultades; de la incomodidad y actúa cuando no estés de humor. 

Es importante investigar y profundizar en las cosas que anhelamos. Cuando profundizamos en el tema, adquirimos confianza para actuar. 

Cuando eres una persona que actúa en consonancia con sus ideas y palabras, ganas una enorme confianza interior; y la gente también depositará su confianza en tí. 

  • 5. Enciende tu motor mental mecánicamente

Algunas veces escuchamos a personas expresar: “No lo hago por que no tengo ganas, no me siento motivado, no estoy predispuesto”.

No debes esperar a que tu ánimo te motive a realizar las cosas. Debes ejecutar la acción, emprender con resolución la labor y mover a tu espíritu. 

Personalmente cuando no quiero hacer algo por que me parece aburrido, no pienso mucho en la labor que tengo por delante, y comienzo a hacerlo sin contemplaciones; cuando me doy cuenta está hecho. 

  • 6. Piense en términos de ahora, enseguida

Las palabras claves de las personalidades exitosas son: Ahora, ya, inmediatamente, enseguida. 

Cuando hablas en términos de: Luego, más tarde, mañana, la próxima semana, el próximo mes;  son sinónimos de la palabra “Nunca”.

Cuando pospones, dilatas y demoras en la ejecución de tus proyectos estás enterrando tus ideas en un cementerio mental. 

Ten la plena seguridad y certeza de que eres un hacedor por naturaleza y que ejecutas eficientemente tus tareas, ahora, hoy. 

  • 7. Evita prepararte demasiado para actuar 

Muchas personas malgastan su precioso tiempo preparándose para actuar en labores rutinarias. Una forma de escapar es viendo televisión, chateando, comiendo algo y durmiendo mucho. 

Los más recomendable es no prepararnos, si no tener el hábito de iniciar una actividad sin mucha programación mental. 

La decisión más poderosa que puedes tomar, es ejecutar esas maravillosas ideas que siempre has tenido; y tener la firme convicción de que es tu acción personal y diligente, lo que en realidad te llevará por el camino del avance y el progreso personal. 

Comparte por favor...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.