En este momento estás viendo 10 Consejos para fomentar valores en el salón de clases

10 Consejos para fomentar valores en el salón de clases

La educación sin valores por muy útil que sea, parece más bien hacer del hombre un diablo más astuto

Clive Staples Lewis

Enseñar valores a niños y jóvenes en el salón de clases es una importante tarea para cualquier educador. La educación consiste en preparar a los estudiantes para que enfrenten la vida de mejor manera, se conviertan en personas de bien, útiles para la sociedad y desarrollen valores personales como piedra angular de su proyecto de vida.

Existe una crisis de valores en la sociedad actual. El afán desesperado por el dinero, la fama y el éxito conlleva a que muchas personas consigan sus objetivos pasando por encima de mucha gente, siendo egoístas, déspotas, desconsiderados y poniendo en práctica la premisa de que el fin justifica los medios.

Ante esta situación actual es necesario dentro de las instituciones de educación, junto con la núcleo familiar enseñar valores, que los estudiantes puedan interiorizar y que lleven siempre en su mente y corazón. Los futuros profesionales tendrán la capacidad de tomar decisiones pensando en la ética, la honestidad, la empatía, la solidaridad, el altruimo, la responsabilidad etc.

Aquí te entrego 10 buenos consejos para enseñar valores dentro del salón de clases:

1. Conviértete en un buen modelo a seguir para tus estudiantes

Es importante que cada profesional de la educación se convierta en un ejemplo digno de admirar y de seguir por parte de sus estudiantes. El educador debe ser puntal, responsable, comedido, comunicativo, respetuoso, ordenado, congruente, buen consejero, empático e íntegro.

Desde este punto de inicio, cada docente necesita dejar en claro cuál es su meta y los límites que desea que sus estudiantes cumplan dentro del aula de clases. Es menester en este punto incentivar el orden, la seriedad, la responsabilidad y el respeto en cada educando.

Si consigues que tus alumnos te admiren, respeten y te vean como un ejemplo a imitar ya tienes un gran porcentaje de victoria ganada. No solo es hablar de valores, sino ser una persona intachable a la que nadie pueda señalar o juzgar negativamente.

2. Enseña valores éticos y morales

La base fundamental de una educación para la vida, es la enseñanza de los valores éticos y morales. Que son aquellos valores que dependen de la ética y la moral. Los valores nos entregan pautas de comportamiento para actuar en la sociedad.

La ética se refiere a la parte teórica del buen comportamiento en sociedad y la moral se refiere en poner en práctica lo que se nos ha enseñado y lo que consideramos valioso. Los valores éticos y morales le entregan un mayor sentido a la existencia y convierten a cada estudiante en personas mucho más humanas, consideradas, bondadosas y respetuosas.

Resulta un enorme error enseñar conocimientos y habilidades a una persona desprovista de valores. En la historia podemos encontrar ejemplos de monstruos educados que han dejado desastre y desolación: Hitler, Stalin, El marques de Sade, Osama bin Laden etc.

Se require que la instrucción y educación actual parta del hecho de modelar el comportamiento de los educandos hacia la puesta en práctica de los valores éticos y morales. Que cada estudiante tenga en mente que servir y ayudar a otros es uno de los mejores medios para mejorar el mundo.

3. Comparte hermosas historias que contengan valiosas lecciones morales

Una de las mejores formas de enseñar valores a los estudiantes en el salón de clases es por medio de historias, ya sean reales o ficticias, pero que nos entreguen valiosas lecciones morales. Es importante que cada historia tenga una moraleja que ponga de manifiesto valores como la honestidad, el respeto, la Responsabilidad o la integridad.

Las historias atraen la atención de los estudiantes porque dejan volar su imaginación, deposita imágenes en su mente, ejemplifica las lecciones morales y podemos aplicarlas en nuestra vida. Una buena historia presenta un problema, en donde el protagonista toma sabias decisiones teniendo en cuenta su escala de valores y llega a un final feliz.

Si nos ponemos a analizar cada uno de nosotros tanto padres de familia, estudiantes y profesores nos hemos visto envueltos en dilemas morales. Hemos sido probados en situaciones donde nuestra ética y moral salen a relucir. Algunos por dejarse llevar por la avaricia y codicia han tomado malas decisiones, de las cuales se arrepentieron más adelante, afectando seriamente su vida presente y futura.

4. Entrega a tus estudiantes el escenario para construir un buen carácter

Uno de los principales objetivos de la educación en valores en el salón de clases es construir en cada estudiante un carácter resiliente, perseverante, esforzado, valiente y amable. Es la premisa básica de que como maestros nuestra responsabilidad es formar a los estudiantes con una personalidad y un carácter irreprensible.

De igual manera, forjamos un buen carácter en los estudiantes cuando éstos desarrollan la capacidad para pensar de manera independiente, crítica, objetiva y creativa. Nuestras clases deben poseer la finalidad de que los estudiantes se formen su propio criterio, que tengan una mentalidad abierta y que sean conscientes para dudar, investigar y sacar sus propias conclusiones.

Una buena forma para hacer del aula de clases un escenario para construir el carácter de los estudiantes es que cada uno de ellos sienta la libertad de participar en cada clase, opinar, realizar juicios de valor, sin ser juzgados o rebajados. Cuando creas un ambiente escolar de compañerismo, de confianza, respeto y empatía el aprendizaje será más fácil y satisfactorio.

 

5. Comprueba si tu colegio posee un programa de educación en valores

 

En el currículo de la mayoría de países se encuentra la materia de ética y valores como obligatoria en diversos grados. Resulta imprescindible la educación en valores como materia de estudio. Tanto los estamentos educativos, padres de familia y profesores debemos velar por que se dicte esta importante clase.

El programa de educación en valores require de planificación, estrategia, coordinación y verificación. Es una materia compleja que merece mucha atención y proyección. Para los educadores de todas las materias es importante incluir y tocar en algún momento el tema de los valores, para que su labor de enseñanza sea más efectiva y adecuada.

6. Ayuda a tus estudiantes a identificar sus propios valores

Resulta de trascendental importancia que cada educador motive a sus estudiantes a que ellos identifiquen e interioricen sus propios valores. Desde el seno familiar cada alumno incorpora ciertos valores que para ellos son los más importantes. Los primeros educadores son los padres de familia que tienen una escala de valores y la transmiten a sus hijos conscientemente.

Para muchos estudiantes en su escala de valores colocan el respeto, la responsabilidad y la integridad como principales. Para otros quizás sean la solidaridad, la empatía y la amistad, así sucesivamente. Lo que más interesa es que cada estudiante sepa lo que es más valioso para él, que es lo que lo mueve y cómo debe ser su comportamiento diario.

7. Crea un ambiente positivo en el salón de clases que modele un buen sistema de valores

Los grandes educadores prestan mucha atención a los detalles para enseñar valores dentro del aula de clases. Fomentan un ambiente positivo en donde se decora el salón con frases e imágenes alusivas a los valores éticos y morales. Realizan mesas redondas, talleres literarios, debates y hasta declamación de poesías con el tema de los valores.

Ser creativos e Imaginativos al enseñar valores es un objetivo deseable. Cada profesor y maestra debe impulsar al estudiante a aprender el tema de los valores. Sin embargo, lo más importante es que los valores vistos puedan ser practicados por los estudiantes en su vida diaria.

Resulta necesario que no se tomen los valores como algo teórico y abstracto, sino que se observe esta materia como el arte de vivir para servir, para ayudar, para mostrar amabilidad, amor y tolerancia para con los demás. Del docente depende de que el tema de los valores sea una materia de enseñanza más pragmática que teórica, y que el alumno pueda prácticar estas enseñanzas en cualquier momento y lugar.

8. Respeta los valores familiares de tus estudiantes

La gran realidad es que la escala de valores de un individuo en particular varía según su educación familiar, su cultura, religión y país de origen. Es importante analizar estas diferencias y aceptar que los valores pueden cambiar mucho de una persona a otra.

Lo que para mi es no negociable e importante en cuanto a los valores para otros no puede ser igual. Existe diversidad de pensamientos y criterios, por lo cual resulta necesario respetar los valores arraigados de muchos estudiantes con diferentes orígenes.

 

9. Realiza actividades para promover y enseñar valores en el aula de clases

Existen diversas actividades que se pueden desarrollar dentro del aula de clases para enseñar valores, dentro de las cuales podemos mencionar las siguientes:

Conoce tus valores: pregunta a cada estudiante cuáles son sus principales valores, que hagan un lista y que los comparen con los escogidos por sus compañeros de clase.

El amigo secreto: enseña altruismo, bondad y generosidad con esta simple y divertida actividad.

Comparte y gana: estimula a cada estudiante a compartir sus valores y recompénsalos por hacer esto.

Cuida tu jardín: enseña cuidado ambiental y responsabilidad con esta simple actividad.

Aprende y canta canciones: enseña valores a través de canciones que expresen un mensaje positivo.

Actúa en una historia: haz que los estudiantes actúen en una obra que enseñe valores

Árbol de actividad de vida: haz que los estudiantes realicen una representación visual de sus propios valores.

10. Enseña valores como el amor incondicional y la bondad, la honestidad, el esfuerzo, el respeto, la colaboración, el perdón, la compasión y la integridad

Es necesario enseñar los principales valores a los educandos para que ellos los reafirmen y los interioricen a lo largo de su vida. Uno de estos valores es el amor incondicional y la bondad. Es necesario indicar que el amor y la bondad hacia otros es el un sello distintivo de humanidad. No podemos entregar de lo que no tenemos, osea que para entregar amor y cariño a otros primero debemos convertirnos en personas amorosas y amables.

En la escala de valores de cada persona existen unos valores de carácter superior que resulta necesario hacer énfasis en ellos como la integridad, el respeto, la compasión, la colaboración, el perdón, la honestidad y el esfuerzo. Si enseñamos estos valores principales de conducta a cada estudiante, estamos desarrollando fielmente la labor docente.

En el universo competitivo, absorbente, maquiavelico, egoísta y despiadado del día de hoy, formar en valores éticos y morales a cada estudiante es sembrar una semilla de bondad y amor para con el prójimo.  Consiste en colocar un hermoso grano de arena para hacer de este mundo un lugar más humano, solidario, sostenible íntegro y responsable. Todos estamos obligados a vivir para servir, para hacer de este un mundo un lugar mejor para las próximas generaciones.