En este momento estás viendo 9 Ideas para practicar la educación inclusiva en el aula de clases

9 Ideas para practicar la educación inclusiva en el aula de clases

Las personas con necesidades educativas especiales deben tener acceso a las escuelas ordinarias, que deberán integrarlos en una pedagogía centrada en el niño, capaz de satisfacer esas necesidades

Declaración de Salamanca (Unesco 1994)

La educación inclusiva se define como el proceso de enseñanza aprendizaje cuyo objetivo es reconocer las necesidades particulares de cada estudiante, y ayudarlos a mejorar sus habilidades y competencias; sin importar sus orígenes, cultura, raza o religión predominante.

La educación inclusiva es fundamental para asegurar que todos los estudiantes sean tratados en forma respetuosa, accediendo a todos los recursos educacionales y tecnológicos. Que se sientan importantes e incluidos en todas las rutinas de aprendizaje dentro del salón de clases y que puedan superar los desafíos que el proceso de aprendizaje conlleva.

La importancia de la educación inclusiva radica en proveer una igualdad de oportunidades real para el desarrollo de los estudiantes. Fomenta los valores y la igualdad personal y familiar, además de una cultura positiva dentro del aula de clases.

A continuación realizo una lista con 9 Ideas para promover la educación inclusiva dentro del salón de clases:

1. Provee instrucción personalizada para reconocer las necesidades específicas y las habilidades de cada estudiante

El objetivo principal de la educación inclusiva es individualizar la enseñanza para reconocer las fortalezas, debilidades, preferencias, actitudes y comportamiento de cada estudiante, dentro del proceso de enseñanza aprendizaje.

Se pretende por medio de la educación inclusiva proveer una instrucción personalizada acorde con la situación específica de cada estudiante. Además de ayudarlos en sus necesidades y falencias, para que puedan cumplir con los objetivos propuestos dentro del desarrollo de la materia y el proceso de planeación.

Reconociendo las habilidades y carencias de cada estudiante se pueden ejecutar métodos y recursos que mejor se adapten a sus necesidades. El objetivo primordial es que los alumnos desarrollen al máximo sus potencialidades y habilidades, siguiendo muy de cerca sus avances y progresos.

2. Crea un ambiente diverso, donde las diferentes perspectivas de los estudiantes son escuchadas para enriquecer su aprendizaje

Como su nombre lo indica la educación inclusiva busca facilitar la inclusión dentro del proceso de enseñanza aprendizaje a todos y cada uno de los estudiantes. Resulta importante en este sentido, escuchar a los alumnos, observar sus diversas perspectivas dentro del aprendizaje y adecuarse a las necesidades especiales de cada educando.

Es importante crear un ambiente adecuado y diverso donde el estudiante sea un participante activo dentro del proceso educativo. De igual forma, este ambiente debe ser creativo, estimulante, adecuado y adaptado al nivel de conocimientos y habilidades de los estudiantes. 

3. Aprende e implementa estrategias y recursos de enseñanza inclusiva

Para que la educación sea realmente inclusiva se requiere que el educador provea de los recursos y materiales a cada estudiante, haciendo uso de la tecnología educativa, recursos audiovisuales y cualquier herramienta que sea de fácil acceso, y que pueda implementar dentro del aula de clases.

En el mundo actual , la práctica de la educación inclusiva y personalizada tiene un lugar especial para las instituciones educativas y para los ministerios educativos de los países. Cada docente y director educativo posee la misión de practicar nuevos modelos y recursos para implementarla. Se pueden tomar modelos inclusivos exitosos, reconocidos internacionalmente, adaptados a las diversas circunstancias de cada institución educativa.

Así mismo, es necesario que los docentes conozcan a cada alumno, viéndolo como una persona diferente y única, con valores, intereses y habilidades divergentes. A partir de este conocimiento, emplear estrategias y recursos que faciliten el aprendizaje de todos los estudiantes.

4. Desafía lo común y cotidiano, para apoyar la inclusión en el salón de clases

Resulta importante que el docente dentro del aula de clases desarrolle actividades que promuevan la inclusión, la tolerancia y el respeto a la diversidad. Puede utilizar juegos, salidas de campo u obras teatrales que apoyen y velen por la igualdad de oportunidades, y un trato respetuoso a todos los alumnos.

Utiliza actividades educativas como mesas redondas, foros o debates donde se toquen los temas relacionados a la inclusión, la diversidad y la tolerancia. Es menester utilizar la creatividad para alcanzar objetivos. Puede el educador valerse también de recursos simples, decorar el salón de clases con frases y dibujos de inclusión, y fomentar la participación activa de los estudiantes.

Es importante utilizar un lenguaje inclusivo, y evitar toda frase o afirmación que discrimine, ataque o haga sentir a un alumno rechazado y excluido. En este sentido, resulta aconsejable promover la amistad, el compañerismo y el amor al prójimo en los estudiantes. Que ellos reconozcan la importancia de ser tolerantes, y aceptar la individualidad y diversidad dentro del aula de clases.

5. Enseña valores que fomenten la inclusión como la tolerancia, la igualdad y el respeto

La educación inclusiva se mueve dentro del ámbito de promover valores éticos y morales como la tolerancia, la empatía, la igualdad y el respeto. Es necesario que cada estudiante aprenda a escuchar al otro, acepte que todos somos diferentes, con cultura, costumbres y creencias diferentes; sin embargo, reconocer que todos somos hermanos y debemos respetarnos y ayudarnos mutuamente.

Es menester utilizar un lenguaje inclusivo y que todos los alumnos sean tratados en igualdad de condiciones. El educador debe de convertirse en un ejemplo a seguir con actitudes y hábitos tolerantes, inclusivos y respetuosos para con cada uno de los estudiantes. No debe existir preferencias por parte del profesor por ninguno de los alumnos. Si alguno presenta problemas de discapacidad o adaptabilidad, el docente requiere adaptar su clase para que este alumno pueda crecer y desarrollarse.

En un ambiente inclusivo de enseñanza aprendizaje, el docente promueve actitudes, creencias y valores que permita que cada estudiante posea un sentido de pertenencia y una identidad respetada y valorada. El profesor alaba y resalta las actitudes inclusivas de los estudiantes, y rechaza de plano cualquier forma de discriminación e irrespeto, para con cualquier miembro del grupo de alumnos.

6. Promueve actitudes y hábitos positivos en los alumnos para que las discapacidades o deficiencias de sus compañeros sean aceptadas y respetadas

Para practicar la educación inclusiva en el salón de clases se requiere fomentar en todos los alumnos actitudes y hábitos positivos como la paciencia, la comprensión, la colaboración, el espíritu de servicio y la solidaridad. Es menester que los alumnos se sensibilicen ante las deficiencias o discapacidades de sus compañeros.

Es importante aprender sobre las discapacidades intelectuales de los alumnos y cómo adaptarnos para enseñar a las personas que las tienen. Los educadores deben tratar de buena forma a estos estudiantes, además de hacerlos sentir importantes y valiosos dentro del aula de clases.

7. Crea grupos de trabajo con estudiantes que posean necesidades y carencias similares

Como la educación inclusiva está orientada a garantizar una educación de calidad a todos los alumnos en igualdad de condiciones, una buena estrategia sería agrupar a varios niños con condiciones de aprendizaje especiales para que se ayuden y apoyen entre ellos.

Cuando evaluamos a cada estudiante encontramos ventajas y carencias similares entre ellos. Es adecuado formar grupos de estudiantes con carencias y limitaciones similares, y a partir de ello, solventar sus dificultades, ayudarlos proactivamente y brindarles una atención personalizada.

8. Promueve el desarrollo de habilidades sociales que incluyan el ayudar a otros, y mejorar el proceso cognitivo y el aprendizaje académico

En la educación inclusiva es importante promover y ser ejemplos en la práctica de habilidades sociales como la aceptación, la empatía, la comprensión, la colaboración, la unidad y la amabilidad. Las habilidades sociales son necesarias para que los estudiantes se relacionen en forma amistosa, solidaria e incluyente.

Uno de los aspectos esenciales de la educación inclusiva es que todos tengamos un compromiso con la ayuda a otras personas, interesándonos por su bienestar, y el solventar sus necesidades. Los estudiantes aprenden por medio del ejemplo, si ellos observan estas cualidades en sus profesores y padres, será más fácil que interioricen los valores esenciales de la educación inclusiva.

La meta de toda labor educativa es mejorar el proceso cognitivo y el aprendizaje académico de los alumnos, fomentando valores, habilidades y competencias que les sirva a cada estudiante para desenvolverse en forma adecuada, e integrarse al terreno laboral y profesional. La educación inclusiva nos ayuda en este proceso, y humaniza nuestra labor educativa, siendo ésta un derecho fundamental de cada educando.

9. Ofrece un ambiente de aprendizaje abierto, promoviendo la escucha activa y el sentido de pertenencia de los estudiantes

Un buen ambiente de aprendizaje promueve la participación, la igualdad de oportunidades, la escucha activa, el respeto por las minorías y el sentido de pertenencia de los estudiantes. Es menester brindar confianza a los alumnos, resaltar sus aspectos positivos y aumentar su autoestima.

Un estudiante estará más predispuesto al aprendizaje cuando sabe valorar la institución educativa a la que pertenece, tiene una relación cordial y respetuosa con sus profesores y se siente útil, valorados y considerados dentro del proceso de enseñanza aprendizaje. Cuando un estudiante alcanza un buen sentido de pertenencia con su escuela o colegio, estará más dispuesto al aprendizaje, faltará menos a clase y se sentirá bien al relacionarse con sus demás compañeros.

En conclusión, la educación inclusiva es parte fundamental de un proceso de enseñanza moderno, significativo, enfocado, coherente y congruente con la misión y objetivos del centro educativo al cual pertenecemos. Como docentes comprometidos con la calidad y la excelencia educativa es nuestro deber que el ambiente educativo sea inclusivo, abierto, activo, colaborativo y proyectado a cumplir con los objetivos educativos propuestos.