¿Cómo curarse de la excusitis, la enfermedad del fracaso?

Evitar las excusas
Comparte por favor...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

¿Cuales son las principales excusas que utiliza la gente, al no alcanzar sus metas?

Una de las definiciones de éxito es la capacidad de alcanzar tus metas en la vida; sin importar el tamaño ni la magnitud de dichos propósitos. Si deseas triunfar en la vida, o mantenerte como un líder en tu campo profesional lo que necesitas es estudiar a la gente exitosa.

Las personas desafortunadas sufren de una enfermedad llamada excusitis. Detrás de todo fracaso se encuentra este mal de modo avanzado; las personas con logros mediocres están prontas a explicar con excusas porque no tienen, porque no hacen, porque no pueden o porque no son.

Las 4 principales excusas que utiliza la gente para justificar la falta de realizaciones en su vida son las siguientes: la mala salud, la falta de inteligencia, la edad y la mala suerte. A continuación explico cómo se presenta la excusitis de la salud, y 5 maneras para curarse de este mal.

“Es que mi salud no es buena”

Esta es la excusa que más utiliza la gente para explicar su falta de iniciativa, y compromiso en alcanzar sus propósitos más elevados.

Los doctores muchas veces afirman: no es la enfermedad, en la mayoría de los casos, lo que mata a las personas; es la actitud mental, la preocupación y la depresión lo que acaba a un individuo.

La mejor vacuna contra la excusitis de salud contiene estas 5 dosis.

1. “He decidido vivir hasta que muera”

Una actitud mental adecuada de valor, fé, esperanza y deseos de vivir intensamente han librado a muchas personas de la enfermedad y la autocompasión.

Una gran cantidad de gente padece de enfermedades de origen emocional, que se producen debido al estrés, depresión y carencia de motivación para vivir.

Si estamos con vida significa que todavía tenemos espléndidos y maravillosos propósitos para realizar en nuestra existencia. Tu labor no ha acabado en esta tierra, lo mejor está por venir; créelo, así es.

2. Elimina las conversaciones acerca de tu mala salud

Cuando una persona habla frecuentemente de un achaque o enfermedad, se agrava su salud física, aunque sea conversar sobre un resfriado común, parece que se incrementa el malestar.

En mi concepto mucha gente habla de sus padecimientos para conseguir atención. A este tipo de personas se les escucha diciendo: “tengo dolor de cabeza “, “me siento muy mal “, “estoy enfermo”.

Hablar de la mala salud se asemeja a fertilizar una semilla. Además de ser una mala costumbre, aburre a la gente. Esta actitud hace que la persona parezca egoísta y quejosa, como alguien que necesita de afecto.

Existen personas que por llamar la atención se vuelven “hipocondriacos”, es decir sienten dolores imaginarios por todo el cuerpo. En un principio esta enfermedad es mental, pero después se convierte en una realidad; y la persona que aparentaba tener dolores, en verdad los presenta.

Cuando te pregunten respecto a tu salud en mi criterio es mejor expresar:”me siento excelente, gracias a Dios”. Poco a poco este tipo de pensamientos nos hacen sentir mejor, y le restamos importancia a nuestros ocasionales pequeños padecimientos.

Felicidad

3. Evita estresarte por tu salud

Es importante que cuides tu salud. Practica ejercicio, duerme lo suficiente, consume alimentos saludables y no procesados; así mismo, elimina esos kilos que tienes de más.

Resulta necesario que te hagas chequeos periódicamente, pero no seas de esas personas que maximizan sus padecimientos y se estresan mucho cuando algo anda mal en su organismo. Esa no es la actitud a seguir, es mejor pensar que es un estado pasajero y que nuevamente estaremos muy bien.

Muchas personas cuando se enteran que padecen de alguna enfermedad se hunden en una profunda depresión, que hace que su cuerpo se debilite más. Su actitud los dirige hacia un abismo de derrota y autocompasión.
Lo aconsejable es adoptar una actitud positiva, pensando en que estaremos muy bien, y alcanzaremos a recuperar nuestra estupenda salud.

4. Agradece auténticamente por tu buena salud

Resulta muy valioso disfrutar de una buena salud. Si no te encuentras en un hospital y puedes realizar todas tus actividades diarias es tiempo de agradecer al todopoderoso por esta situación.

A pesar de que tengas alguna molestia de salud agradece de igual manera, así te sentirás mejor y observarás que tu dificultad ha desaparecido. Es importante sentirnos alegres por nuestra buena salud, somos muy afortunados; la felicidad es nuestra.

El sólo hecho de agradecer por la salud que tienes, se convierte en una poderosa vacuna contra la aparición de nuevas dolencias, molestias y enfermedades reales.

5. Disfruta de la vida a pesar de todo

Muchas personas aunque presentan problemas de salud, logran tener una existencia plena y productiva. Se sienten bien consigo mismas y convierten sus aparentes dolencias en propulsoras de su crecimiento personal.

Una actitud mental positiva es clave para combatir ciertas dolencias. Se ha comprobado que una persona enferma sale mucho más rápido de un hospital cuando tiene una gran motivación para seguir adelante con su vida; en cambio un individuo con depresión y estrés constante se encuentra al borde del abismo.

Es necesario vivir con moderación, pero disfrutar de las cosas que son gratis: el abrazo de nuestros seres queridos, la sonrisa de los niños, disfrutar de un bello amanecer o atardecer, escuchar el canto de las aves; tenemos grandes riquezas, hoy es un gran momento para vivir y ser feliz.

Comparte por favor...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin