En este momento estás viendo 10 Consejos prácticos para mejorar tus finanzas personales

10 Consejos prácticos para mejorar tus finanzas personales

Unas finanzas personales saludables son un requisito indispensable para tener tranquilidad, paz mental y espiritual. Es necesario ocuparte de las finanzas hoy, para que no tengas que preocuparte por tu dinero mañana.

Es importante indicar que los buenos hábitos son la clave para que tu nivel económico mejore y puedas llevar una buena calidad de vida. Los buenos hábitos se convierten en acciones mecánicas que realizas que te permiten gozar de tu vida, sin estrés ni ansiedad por lo que pueda ocurrir en un futuro.

Me gusta hablar de temas prácticos y que lo que se indique se pueda llevar a la acción. Estos sencillos consejos cualquiera puede seguirlos, y no es necesario ser un experto en temas de dinero para utilizarlos. Son intuitivos y quizás ya hallas escuchado sobre ésto. A continuación explico diez consejos prácticos para mejorar tus finanzas personales:

1. Llevar un registro de gastos

Éste es un hábito que se vuelve cotidiano con la práctica. Consiste simplemente en anotar en un cuaderno o libreta de ingresos o egresos tus gastos diarios de dinero como transporte, comida, bebidas, compras etc.

De igual forma, puedo decir que en internet existe una buena aplicación para éste propósito que se llama gastos diarios. Puedes bajar la aplicación, y allí obtendrás las columnas de ingresos y egresos, tu saldo a favor y las fechas de ejecución. Desde tu celular puedes tener un mapa de tu economía.

Es importante establecer que sin importar que en éstos momentos estés ganando mucho o poco dinero, puedes saber exactamente cuánto te gastas, y si tienes saldo a favor o en rojo. El primer requisito para mejorar tus finanzas es observar hacia donde se vá tu dinero, para después tapar esos huecos que destruyen tu bienestar económico.

Fuente: Pixabay

2. Realizar un presupuesto

Se denomina presupuesto al cálculo, planificación y formulación anticipada de los gastos e ingresos de una actividad económica. Es un plan de acción dirigido a cumplir con un objetivo previsto.

En este mismo orden de ideas, para mejorar tus finanzas es necesario que realices un presupuesto y que cumplas a cabalidad con éste. Planifica cuánto dinero vas a gastar en un mes de acuerdo con tus ingresos, y que pueda quedarte un sobrante.

De igual manera, en el momento en que tengas que hacer una compra o un gasto de dinero inesperado consulta con tu presupuesto, y si puedes incurrir en ese egreso. Es importante aquí, que tengas muy en cuenta al realizar una compra si lo haces por necesidad, o por deseo. Hazte la siguiente pregunta: ¿Realmente lo necesito?. Si la respuesta es negativa significa que puede esperar y que hay otras cosas más prioritarias.

3. Cumplir con metas de ahorros

El ahorro es uno de los hábitos principales para mejorar tus finanzas. Es un paso indispensable para la búsqueda de tu bienestar económico. Muchas personas y parejas retrasan éste proceso de manera indefinida.

Un hábito negativo que muchas personas poseen es ahorrar después de gastar para ver si queda algo. Por lo general nunca queda nada, y se va posponiendo este proceso. Es aconsejable establecer el ahorro como un gasto cualquiera, y ahorrar dinero antes de gastar.

Se recomienda ahorrar al menos un diez por ciento de tus ingresos, y colocarte metas alcanzables de ahorro. La planificación es importante en cuanto al manejo de tu dinero, y si te ocupas de tu economía hoy, tendrás un bienestar económico si o si en tu futuro.

Fuente: Pixabay

4. Disminuir los gastos

En éstos momentos muchas personas podrían estar diciendo: pero si no me alcanza con el dinero que tengo, como puedo mejorar mi economía. Una de las respuestas sería disminuyendo los gastos.

Existen unos gastos monetarios que son fijos como los servicios públicos, la alimentación o la renta que no se pueden aplazar, sin embargo; hay otros gastos variables de los que se puede recortar como son las comidas fuera de casa, los gastos hormiga y entretenimientos.

De acuerdo a lo anterior, no quiero decir que te conviertas en un asteta o alguien que no gasta su dinero por miedo, o que no disfruta la vida. Es simplemente recortar donde se pueda, sin desmejorar tu calidad de vida.

Es necesario de igual manera, disminuir las deudas. Se aconseja que tu nivel de endeudamiento no exceda el treinta por ciento de tus ingresos totales de dinero. Es una buena idea refinanciar tus deudas y quedarte con una sola entidad bancaria en donde cancelar tus obligaciones.

5. Aumentar los ingresos

La mejor manera de mejorar tus finanzas es mejorando tus ingresos. Sin embargo, lo más importante no es cuánto dinero ganas, sino cuánto conservas. Muchas personas cuando reciben un aumento en sus ingresos, lo primero que hacen es adquirir nuevas obligaciones, y al final no les queda nada de dinero.

En este sentido, se recomienda buscar nuevas fuentes de ingresos monetarios derivadas de tu profesión, talentos, pasión y capacidad. Una de las formas es ofrecer tus servicios profesionales en tu tiempo libro, enseñar sobre lo que eres experto o buscar formas de generar ingresos en internet.

Con un poco de creatividad y talento puedes dar un salto de calidad en tu vida profesional. Hoy es un buen momento para empezar, ya que nunca es tarde para luchar por tus sueños.

6. Buen manejo de las tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito se recomiendan para las personas que controlan sus impulsos y pueden manejar bien su crédito. Es un buen instrumento para mejorar tu calificación en las entidades de riesgo y vida crediticia.

En este mismo orden de ideas, se aconseja pagar el monto de la deuda en un mes o en un plazo corto para no generar demasiados intereses. Se pueden jugar con los puntos para compras o viajes.

El aspecto negativo es cuando realizas compras impulsivas y se te recarga la deuda. Aquí se aplica un interés compuesto que puede resentir tus finanzas. Si dejas de pagar uno o dos meses los intereses monetarios suben exponencialmente y se convierten en un gran dolor de cabeza. Si sabes manejar las compras y eres organizado en cuanto al manejo del dinero las puedes utilizar, sino sería mejor que prescindieras de ellas.

7. Utilizar los ahorros para inversiones

Hasta hace poco yo pensaba que los ahorros se utilizaban para comprar lujos, salir de vacaciones o comprar un buen automóvil, pero ésto no es así. Lo recomendable es utilizar los ahorros para crear fuentes de ingresos de dinero adicionales e invertir en ti mismo, en educación o adquirir bienes raices.

Resulta de gran importancia indicar lo siguiente: El ahorro es el primer paso para la estabilidad económica, pero no el único. Los ahorros de dinero depositados en una entidad financiera por mucho tiempo, generan muy pocos ingresos y dependiendo de la inflación en tu país de residencia, pueden hasta perder valor monetario.

Se aconseja utilizar estos ahorros en bonos, fondos comunes, adquirir acciones, comprar bienes raíces o en cualquier tipo de inversión de bajo riesgo que pueda significar ingresos de dinero adicionales.

De igual manera, esto de la inflación no lo explican en ninguna parte, y es una gran realidad. La inflación sostenida puede «comerse» nuestros ahorros sin que nos demos cuenta. Es mejor poner en movimiento el dinero para produzca, genere ingresos y valor, al hacerlo circular.

Fuente: Pixabay

8. Poseer un fondo de emergencia

Un fondo de emergencia es un tipo de ahorro adicional para cubrir imprevistos como una calamidad doméstica, enfermedad, pérdida del empleo, etc. En una cuenta aparte se va depositando una suma de dinero mensual, pero que no se debe utilizar para compras, vacaciones u otros rubros.

De igual manera, el fondo de emergencia es un colchón de tranquilidad para tomar buenas decisiones financieras, a pesar de las circunstancias adversas o los problemas económicos mundiales.

Se puede indicar que la pérdida del empleo es un riesgo latente en todo momento. Con este fondo de emergencia que debe ser equivalente a uno o dos años de tus ingresos monetarios, podrías solventar tus necesidades básicas por un buen periodo de tiempo, sin ningún tipo de estrés o ansiedad.

9. Adquirir bienes raices o inmuebles

Una de las mejores formas de mejorar tus finanzas es adquiriendo activos que te generen ingresos de dinero. Los bienes raices o inmuebles tienen la ventaja de que se pueden arrendar o alquilar y es menos probable que se deprecien como los ahorros.

Es importante establecer que la ganancia de dinero en un bien inmueble se dá al comprar en un buen precio. Si se le entrega un mantenimiento y se alquila a buenos inquilinos la utilidad es bastante buena.

De igual manera, es una de las mejores inversiones a largo plazo. Por lo general los bienes inmuebles incrementan su valor en dinero dependiendo del mercado. Sólo una catástrofe financiera puede ocasionar una baja. No se necesita mucho conocimiento para manejar estas inversiones, y son de las más seguras y rentables.

Fuente: Pixabay

10. Invertir en educación

Es una de las inversiones que mayor renta. Es importante que inviertas en tí mismo, en tu educación, en crecer profesionalmente, en adquirir nuevas destrezas y habilidades. Con el tiempo éstas inversiones te retribuyen con mayores ingresos monetarios porque puedes conseguir un mejor empleo, reinventarte o iniciar tu propio negocio.

Es necesario indicar que tu valor se incrementa cuando te preparas, conoces más y pules tus talentos y habilidades. Puedes crear tu propia marca personal y entregar mucho valor al mundo. De esta forma tu economía mejorará y el dinero ya no será una preocupación en tu vida.

Para terminar puedo decir lo siguiente: tu crecimiento y mejora financiera vendrá al adquirir buenos hábitos financieros. Es tu decisión tomar las riendas de tu dinero responsablemente, o dejar el tema económico al azar. Si empiezas desde ahora a poner en práctica éstos consejos el dinero será tu buen compañero en el viaje por la vida. Hoy es el gran día para mejorar en todos los aspectos de tu vida, y las finanzas son una pieza clave de tu bienestar social y familiar.