En este momento estás viendo 8 Habilidades de resolución de conflictos

8 Habilidades de resolución de conflictos

La paz no es la ausencia de conflictos, sino la presencia de alternativas creativas de responder a ese conflicto, alternativas a las respuestas pasivas o agresivas, alternativas a la violencia

Dorothy Thompson

La resolución de conflictos se define como la habilidad de una persona para solventar una situación problemática o conflictiva. En las relaciones personales entre amigos, compañeros de escuela, de trabajo y los pertenecientes a equipos deportivos y culturales, pueden producirse conflictos.

Resulta importante poseer habilidades de resolución de conflictos para llegar a acuerdos amistosos y respetuosos entre las partes. Lo esencial, es resolver un problema o conflicto de manera positiva, y mantener una relación saludable y cordial con la otra persona.

En el ámbito laboral, es necesario mantener buenas relaciones con colegas y compañeros a pesar de situaciones conflictivas que puedan surgir. Mantener un ambiente de cordialidad y respeto es esencial para alcanzar objetivos personales y empresariales. Se labora mejor en un ambiente en donde existe paz, tranquilidad y armonía, entre los diversos puestos y funciones administrativas.

Resulta de trescendental importancia, enseñar desde etapas muy tempranas a los estudiantes a solucionar conflictos. La ONU establece dentro de los fines de la educación enseñar a los alumnos a vivir en paz, con sana convivencia y con un espíritu colaborativo que pueda solventar cualquier diferencia entre ellos. Los seres humanos somos sociales por naturaleza, y necesitamos de unos y otros para alcanzar objetivos y desarrollarnos; por lo que vivir en armonía se convierte en una de las prioridades de la labor educativa.

A continuación presento 8 habilidades de resolución de conflictos, útiles para un ambiente de armonía y convivencia pacífica:

1. La escucha activa

Escuchar activamente es una de las mejores formas para solucionar conflictos. Necesitamos entender cuál es el punto de vista de la otra persona. Qué lo motiva y cuáles los argumentos que esgrime para sostener su hipótesis. Si nos entregamos a la tarea de escuchar realmente lo que la otra persona tiene para decir, ya tenemos solucionado gran parte del problema.

Es importante entender los conflictos, no evitarlos. Algunas veces estamos atrapados en nuestras opiniones y conceptos que no dejamos espacio para comprender los sentimientos y emociones de las demás personas, en un momento dado. Practicar la escucha activa requiere una buena actitud, reflexión, lógica y un deseo de llevar a buen puerto una disputa o conflicto.

Para solventar conflictos también es importante realizar preguntas, ahondar en el problema, descubrir motivaciones y superar el ego. Cuando alguien nos contradice y va en contra de nuestras creencias sentimos que hieren nuestro orgullo. Lo mejor es escuchar y ceder, siempre es mejor estar en paz que tener razón.

2. La comunicación efectiva

Una habilidad básica para la resolución de conflictos es la buena comunicación entre ambas partes. Cerrarse ante un conflicto o problema y evitar hablar sobre ello hace que la situación no se aclare, y permanezca la situación problemática. La buena comunicación implica saber expresarse, utilizar detalles, detectar intenciones, sentimientos y emociones.

Muchos conflictos no se solucionan por falta de un diálogo honesto y abierto. Algunas personas utilizan el silencio para expresar su disgusto, desaprobación y falta de acuerdo. Se alejan de la persona o situación problemática haciendo que las cosas empeoren. Lo más recomendable es colocar los puntos sobre la mesa, y expresar toda su queja y descontento.

En el campo profesional la falta de comunicación afecta la productividad, consecución de objetivos y el ambiente laboral. Comunicarse efectivamente para limar asperezas, solucionar situaciones, recibir o entregar disculpas es una habilidad clave, que permite la armonía y unión de todo el grupo de trabajo. Es mejor que halla una perfecta armonía, para que la compañía y sus colaboradores puedan avanzar y crecer.

En las relaciones de pareja la falta de comunicación puede conllevar a la ruptura o el divorcio. A las personas les gusta ser escuchadas y comprendidas. Es importante conocer las necesidades, sentimientos y deseos del cónyuge, para tratar de que se sientan valorados y amados. Muchos situaciones de pareja se podrían solucionar con una adecuada comunicación bilateral y con esfuerzos de ambas partes, para generar acuerdos y solventar conflictos.

3. Centrarse en la solución no en los culpables

En la resolución de conflictos es inadecuado buscar culpables y centrarse en los factores que provocaron el problema. Lo más aconsejable es actuar efecientemente para encontrar una solución satisfactoria. Es menester, centrarse en el ahora, lo que se puede hacer, mejorar y los pasos a seguir; dejando de lado la necesidad de encontrar un chivo expiatorio, estancandose en el pasado.

El culpar y señalar a alguien públicamente por sus errores genera resentimiento, enemistad y justificaciones. La persona que cometió el error puede depositar la culpa sobre otro, y se convierte el proceso en una cacería de brujas. Una buena habilidad para solucionar conflictos es detectar y estudiar el problema en profundidad, dividirlo en partes y crear una lluvia de ideas, para su posible solución.

Cualquier persona puede cometer errores, se recomienda no exponer a ninguno públicamente, y solucionar el asunto en privado. Con esta actitud te ganas la lealtad, el respeto de tu equipo de trabajo y los demás se sentirán valorados y apreciados. Conforma un grupo para ejecutar un plan, para la correcta solución de un problema laboral o de conflictos interpersonales.

4. Manejo de impulsos

En la enseñanza tanto en el hogar como en la escuela es necesario fomentar en los niños y adolescentes la calma y la tranquilidad, para superar conflictos. Que nosotros como padres y educadores responsables enseñemos con el ejemplo. Ante cualquier situación conflictiva evitemos gritar, golpear e insultar; mejor hablemos calmadamente y solucionemos los problemas pasivamente.

Una de las habilidades más deseables es saber controlar los impulsos y emociones primarias. Cualquier tonto puede quejarse, gritar e insultar; pero se necesita de mucho autocontrol para cerrar la boca y dominar los impulsos primarios. Es menester controlar la ira, los celos y las actitudes desafiantes y agresivas. Todo se puede lograr con una práctica constante y con la actitud adecuada, de no no permitir que nada ni nadie robe tu calma y tu paz mental.

Existe un proverbio que expresa: «el que no sabe gobernarse a si mismo no puede gobernar un ejército». Esta afirmación posee mucha sabiduría porque la habilidad del autocontrol es básica para el crecimiento personal. Manejar los conflictos y problemas desde una actitud de tranquilidad te permite poseer mayor claridad mental, lógica, razonamiento y buen poder decisorio.

5. Espíritu colaborativo

La habilidad colaborativa es necesaria para resolver conflictos. Es necesario enseñar a los niños y jóvenes a ayudar, colaborar y trabajar en equipo para solventar problemas y conseguir objetivos comunes. Que aprendan a dar, recibir y socializar con otros, desde la base de la ayuda y colaboración desinteresada hacia el prójimo.

Un espíritu de colaboración crea armonía en un grupo social, laboral, familiar o educativo. Muchos problemas tienen su origen en luchas de poder, el ego, el orgullo y la falta de relaciones significativas. Donde existe la humildad, la unión y la amistad es más fácil solucionar conflictos y dificultades. Es importante mantener una mentalidad abierta al cambio, a las nuevas ideas y al espíritu colaborativo.

El espíritu colaborativo se considera como una competencia clave para las empresas, porque los objetivos gerenciales se pueden lograr más fácilmente mediante proyectos grupales donde se utiliza los recursos audiovisuales, la tecnología y las redes sociales. Los conflictos personales se solucionarán más rápido en un ambiente laboral de colaboración y unidad.

6. Colocarse en el lugar de la otra persona

Muchos conflictos se podrían solucionar con más prontitud si se observa el punto de vista de las otras personas. Consiste en comprender porqué el otro actúa de determinado modo, que lo motiva, sus gustos, necesidades e intereses. Esta habilidad te brinda la posibilidad de ver las cosas con el nuevo lente de la comprensión, la amabilidad y el respeto.

En este mismo sentido, la empatía es la capacidad de experimentar por ti mismo las emociones y sentimientos de otras personas. De esta manera, podrás sentir de cerca y en primera mano, lo que sucede en el interior del otro. Muchos conflictos personales podrían evitarse solo con ver el lado positivo de otras personas y buscar acercamientos amistosos

Cierta vez el Psicólogo Norteamericano William James expresó: «siempre que estés en conflicto con alguien, hay un factor que puede marcar la diferencia entre dañar la relación o fortalecerla. Ese factor es la actitud». James nos deja muy en claro que una actitud comprensiva nos brinda la oportunidad de superar conflictos personales. Es importante que evites tomarte todo personalmente, y que las opiniones y acciones de otros, controlen tus reacciones emocionales.

7. Llegar a acuerdos amistosos

Siempre que existe un conflicto se debe a que los intereses, necesidades y puntos de vista de la gente chocan o son afectados. Se requiere una voluntad de acercamiento y un deseo por ser lo más justos y equitativos posibles, en cuanto a la solución. Existen ciertas estrategias en cuanto a la solución de conflictos que son la mediación, la negociación, el arbitraje y los litigios. Por medio de estas, se pueden solventar muchos conflictos difíciles.

En el ámbito escolar se pueden presentar conflictos entre estudiantes, lo mejor para resolver la situación es servir de mediadores para llegar a un consenso o solución. Es importante mantener el orden y la disciplina en el salón de clases, buscando un acercamiento entre alumnos que tienen conflictos entre sí; se puede también dialogar con los padres de familia y director escolar, para llegar a un acuerdo amistoso.

La negociación es fundamental en la resolución de conflictos. Poseer habilidades de negociación es una competencia ampliamente demandada por las empresas. La meta es llegar a un acuerdo en donde las partes puedan poseer beneficios mutuos, y que se mantenga un buen ambiente, para futuras oportunidades y colaboraciónes.

8. No guardar rencor

En los conflictos como en la vida nadie posee la verdad absoluta, y todo depende del lente con el cual se observe el problema. Es importante respetar las normas y leyes vigentes para evitar afectaciones personales o empresariales. Existen ganadores y vencedores, lo cual hace parte del juego de la vida.

En la resolución de un conflicto es necesario no guardar rencor, aunque la negociación halla sido compleja y estresante. Tal vez en estos momentos, no se te dieron las cosas y saliste afectado. Mantén la actitud de que todo cambia y en un futuro la balanza estará a tu favor. Perdona y olvida las agresiones, problemas y manipulaciones.

En las relaciones personales los conflictos son inevitables. Puede ser que te hallan realizado ataques personales y familiares, pero no te llenes de rencor y malas energías que pueden afectar tu salud y bienestar. Lo recomendable es pensar que lo que sucedió quedó en el pasado, y lo que cuenta es lo que ocurre en este mismo instante; perdonar y olvidar es la mejor decisión.