8 Principios esenciales para controlar y manejar las emociones

Comparte por favor...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Cuando digo controlar las emociones, quiero decir las emociones realmente estresantes e incapacitantes. Sentir emociones es lo que hace a nuestra vida rica

Daniel Goleman

Existe un principio que expresa “mejor es dominarse a sí mismo que mandar un ejercito”. La anterior afirmación enfatiza en la importancia de ser autodisciplinados, de manejar las respuestas y las reacciones emocionales.

No es un secreto que el comportamiento se vé afectado directamente por las emociones. Profundizando en esta realidad, hay que entender que gobernar las emociones es dominar nuestras reacciones. La realidad la percibimos mediante los sentidos y le damos una explicación desde nuestra mente.

A continuación describo 8 principios de oro para manejar y canalizar las emociones:

1. Controla lo que entra en tu mente

Las reacciones emocionales negativas se presentan principalmente, cuando no manejamos con eficacia nuestro pensamiento. En pocas palabras maximizamos las situaciones y lo que nos hacen los demás; cediendo ante el primer impulso, y perdemos el autodominio.

Resulta de vital importancia antes de reaccionar, pensar, analizar y después actuar. Controlar lo que se piensa, se dice y se hace es trascendental para modelar nuestro carácter.

Existen reacciones primarias negativas producidas por la ira, los celos y el miedo, que pueden llevar a las personas a cometer crasos errores, desde palabras hirientes, hasta lesiones personales y asesinatos.

Estas reacciones ante las emociones negativas, las controlamos cuando interiorizamos pensamientos dominantes de empatía, bondad y dominio propio.

2. Aprende a “leer” a los demás

Esta es una habilidad que se ha perdido en nuestros días. Muchas veces estamos tan concentrados en nuestros pensamientos, sentimientos y emociones, que dejamos de “leer” a los demás. Escucha y observa con atención cada palabra, frase, reacción, gesto y miradas, que la otra persona exterioriza; así podrás comprender su carácter, sus traumas y sus verdaderas intenciones.

Cuando “leemos” a los demás nuestras reacciones emocionales son controladas porque de antemano conocemos lo que el otro oculta, no nos dejamos manipular y tenemos libertad de acción y pensamiento.

Tengamos algo muy en cuenta, las reacciones emocionales de los demás, nos permite conocer mucho de su personalidad y carácter; de igual manera, nuestras reacciones emocionales son un libro abierto, por medio del cual, mostramos nuestro carácter ante el mundo.

3. Utiliza el sentido común

La mayoría de nuestras reacciones emocionales negativas se deben a pequeñeces en nuestra vida diaria. Una pregunta de sentido común que es necesario hacernos es ésta: ¿una persona importante, reaccionaría de esta manera ante esta situación?.

Para controlar nuestras emociones es menester ser prácticos ante la mayoría de circunstancias en la vida. El sentido común nos indica que la ira, el miedo, la ansiedad y el resentimiento pueden afectar nuestra salud mental y física.

Aunque ninguna persona es perfecta, resulta necesario entrar en el camino del crecimiento. Es trascendental aprender de los errores. Un error muy común que cometemos es no saber controlar las emociones negativas como la ira, el rencor, los celos.

Busquemos la madurez emocional; algunas de las características de la madurez son la dulzura, bondad, empatía y sencillez de caracter.

4. Utiliza el pensamiento reflexivo

Reflexiona sobre lo siguiente: el lenguaje no verbal que utilizamos dice tanto acerca de nuestro carácter como las palabras mismas, y en ocasiones tiene mayores efectos. Nuestra vestimenta, nuestro caminar, la sonrisa, en fin, todo lo que hacemos transmite un mensaje.

Utilizando el pensamiento reflexivo manejamos mejor todo tipo de situaciones. Al reflexionar sobre una situación problematica tendremos poder para manejar nuestras emociones. Cuando no podemos controlar y manejar nuestras emociones desperdiciamos oportunidades, destruimos negocios y malogramos vínculos con quienes nos rodean.

Como personas imperfectas, algunas veces en momentos de emergencia, reaccionamos en forma primaria; pero si esto se convierte en una constante, entonces nos transformamos en seres irascibles y con dificultades para relacionarnos con otros.

Es importante tomarnos un respiro y reflexionar antes de hablar o actuar. La tendencia a actuar por puros impulsos, origina una pérdida de control. De allí que cuando logramos sofocar esta primera reacción, estamos controlando no solo nuestras emociones, si no también la situación.

5. Identifica tus emociones

Tanto nuestro cuerpo, como las emociones y reacciones fueron diseñadas para ser timoneadas con responsabilidad; y así poder materializar nuestros sueños y visiones. El valor de una persona y la habilidad de conquistar sus sueños se basa en su responsabilidad para manejar y controlar su temperamento, sus hábitos y todas sus emociones.

Es de vital importancia identificar cuales son las emociones dominantes en nuestro carácter, y a partir de allí, controlarlas y manejarlas. Si es la ira, cúales son las situaciones que me hacen enojar, y cómo solucionarlo. Si es el resentimiento, debo llenarme de emociones positivas como el perdón, para combatir dicho sentimiento negativo.

6. Erradica extremos en tu estado de ánimo

Es importante practicar el principio de la tolerancia y evitar juzgar a otros. No le pidas a la vida y a las personas perfección, pues la perfección en toda su extensión no existe. Los estados de ánimo cambiantes son más peligrosos para tí mismo, que para los demás. Te deterioran internamente, te lastiman y te afectan.

El extremo en los estados de ánimo conllevan a emociones negativas. El autodominio personal es clave para encontrar un equilibrio personal que forjen tu carácter de persona afable, moderada y que controla muy bien sus emociones. Seamos coherentes en nuestras emociones, sentimientos y con el ejemplo que entreguemos a los demás.

7. Canaliza tus emociones

Las emociones pueden tener un efecto similar al de la gasolina, pueden ser peligrosas y destructivas cuando están fuera de control, pero muy valiosas cuando las controlamos y canalizamos de forma apropiada.

Necesitamos aprovechar la energía que ofrecen las emociones y que tenemos a nuestra disposición para hacer el bien, ayudar a otros, sacar adelante nuestros proyectos de vida y ser personas buenas en la práctica.

Las energías de más alto poder son las más peligrosas; pero bajo control son las más valiosas. Es importante canalizar todas esas emociones para alcanzar nuestros sueños y objetivos.

La emoción de la ira por lo general es negativa, sin embargo, un poco de ira en algunos casos, puede ser utilizada para insulfarnos valor y optimismo al enfrentar problemas.

8. Emocíonate con la vida

Las emociones son buenas y necesarias para aplicar y darle vida a nuestras convicciones y actuaciones. De allí que una vez que conoscamos lo correcto, debemos añadir toda nuestra emoción por que es apropiado. Amar a los demás, pasar cantidad y calidad de tiempo con nuestro cónyugue e hijos, ser mejores, hacer más y mejor, no hacer trampas, entre otras cosas; todo esto necesita nuestra emoción total.

Póngamos emoción en todo lo que hacemos, para obtener más y mejores resultados. La vida detesta a los frívolos y a todos aquellos que buscan solo lo superficial. Hoy es el gran día para vivir cada instante con asombro, pasión y emoción desbordante.

Comparte por favor...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin