En este momento estás viendo 7 Consejos para desarrollar el carácter en niños y adolescentes

7 Consejos para desarrollar el carácter en niños y adolescentes

Educar no es solo impartir conocimientos, Educar es también forjar caracteres nobles, rectos y con fuertes principios, en los que no cabe la vulgaridad, la superficialidad y la arrogancia.

Soseki Natsume

El carácter de una persona se define como el conjunto de rasgos, expresiones y cualidades que se manifiesta en la forma de pensar, actuar o reaccionar ante las diversas circunstancias de la vida. El carácter es único e individual, por lo que son componentes que determinan el comportamiento de un individuo en un ambiente en particular.

La combinación de virtudes y defectos es la que conforma nuestro carácter. La educación del carácter hace referencia precisamente a la posibilidad de formar, educar y desarrollar rasgos positivos; hasta dar lugar a una personalidad única e irrepetible.

El carácter está constituido por aquel conjunto individual de rasgos que comienzan a manifestarse en un sujeto tan pronto como sale del estado de inconsciencia de las primeras fases de la vida, y que va afirmándose cada vez más en aquel conjunto de sentimientos, intenciones, propósitos e ideas; en las cuales la persona percibe su propia individualidad.

De igual manera, el carácter representa la línea de conducta con la que se manifiesta la personalidad del individuo; expresa el modo o la manera propia en que cada uno actúa, se enfrenta con la vida y reacciona ante ella. Esto significa que el carácter no constituye la totalidad del hombre, es solamente uno de los elementos de su personalidad, la cual comprende además del temperamento, otros rasgos libremente adquiridos.

Desarrollar el carácter en niños y adolescentes es crucial para su crecimiento personal. Aquí presento siete consejos claves para fomentar un desarrollo de carácter saludable:

1. Modela el Comportamiento Deseado:

Los niños aprenden observando a los adultos. Modelar comportamientos positivos y valores éticos proporciona un ejemplo sólido para el desarrollo del carácter en niños y jóvenes.

Tanto los educadores como los padres de familia, se convierten en modelos a seguir para niños y adolescentes, que tratan de imitar comportamientos y actitudes de la gente mayor. Es importante hablar y aconsejar a los niños y adolescentes, pero mucho más trascendental es ser vivos ejemplos de buena conducta, valores y principios morales.

Los niños y adolescentes prestarán mucha atención a la coherencia que manifiestas entre tus palabras y acciones. La integridad y congruencia son las mayores virtudes que un niño o joven puede aprender de ti. No consiste solamente en expresar palabras y tomar decisiones, sino en cumplir con lo prometido y mantener la palabra, a pesar de obstáculos y adversidades.

Es menester para la formación del carácter que nuestros hijos nos observen como personas que poseen libertad de pensamiento y expresión. Que modelemos un criterio propio y definido, para que ellos sigan esa misma línea de comportamiento. Así mismo entregarles la libertad de elegir su propio camino de vida y apoyarlos en sus metas y propósitos; si en algún momento deciden cambiar de rumbo, motivarlos para que alcancen esa nueva meta y sean excelentes en ella.

2. Enseña Empatía y Compasión:

Fomentar la empatía ayuda a los niños a comprender las emociones de los demás. Promover actos de bondad y compasión refuerza la importancia de cuidar de los demás. Esto significa transmitir un sentimiento de sensibilidad por hacer el bien y socorrer al necesitado.

En los tiempos modernos existe una fuerte presión sobre las nuevas generaciones para que sean poderosos y exitosos; hasta cierto punto, eso es deseable. Sin embargo, es menester inculcar en los niños ese deseo de colocarse en los zapatos de otros, sentir una natural compasión por las personas menos afortunadas.

Para que el carácter de una persona sea empático y compasivo se necesita del amor. La educación afectiva se puede intentar solo en un clima de amor. A un hijo o educando que no reciba amor, le resultará difícil comprender lo que los afectos significan. Hablar de sentimientos y razones en la educación no tiene ningún contrasentido, porque en una persona sana los sentimientos garantizan el contacto con la realidad.

3. Establece Límites Claros:

Los límites proporcionan estructura y enseñan responsabilidad. Definir límites de manera consistente ayuda a los niños a comprender las consecuencias de sus actos. El carácter de un niño o adolescente se forma cuando reconoce sus obligaciones, y sabe actuar, sin perjudicar o dañar a ninguna otra persona.

Es necesario que en el hogar los niños tengan un horario determinado para jugar, ver televisión y cumplir con sus responsabilidades escolares. Así mismo resulta necesario exigirles buenas notas y un comportamiento ejemplar en la escuela; corregirlos con amor y siempre entregarles palabras de motivacion y confianza en sus grandes talentos y virtudes.

Es menester inculcar el respeto en los niños y adolescentes. Que posean la virtud de tratar bien a las demás personas, que sean tolerantes y solidarios; además de que sepan comportarse en situaciones sociales. El respeto los convierte en personas de gran valor y carácter.

4. Fomenta la Resiliencia:

Enseñar a los niños a manejar el fracaso y las dificultades promueve la resiliencia. Aprender a superar obstáculos fortalece su carácter y autoestima. Un carácter saludable se forma con una actitud resiliente, en la que la persona sigue adelante, avanzando a pesar de las derrotas, las dificultades y las pruebas.

El hombre es el elemento activo bajo la influencia de las condiciones y circunstancias externas, se mueve en una interacción permanente con el medio ambiente, lo cual implica no solamente que el medio ambiente cambie a las personas, sino que estas también influyen sobre él: cambian, superan y transforman las circunstancias desfavorables.

Resulta de singular importancia Fomentar la resiliencia en los niños, dejando que se enfrenten a las circunstancias desfavorables, que manejen el estrés y la ansiedad, que resuelvan conflictos; esto para que sepan levantarse cuando caen, perseveren en sus metas y posean un carácter saludable.

5. Promueve la Honestidad:

La honestidad es fundamental para el desarrollo del carácter. Fomenta un ambiente donde los niños se sientan seguros compartiendo sus pensamientos y sentimientos. Animalos a expresar sus ideas y opiniones sin que tengan temor de ser criticados y juzgados.

El carácter de un niño o una joven se desarrollará mejor por medio de una buena comunicación familiar, en donde halla sinceridad, amabilidad e integridad. Así mismo donde las personas actúen y convivan desarrollando valores como la justicia, la rectitud y la honestidad.

No debemos dejar que predomine la conciencia fatalista de concebir el carácter como lo inmodificable, sino como la asertiva que lo ve como capacidad de proyecto como promesa que hay en la persona de ser diferente y que ella maneja el nivel de la conducta activa, voluntaria y libre. El carácter se revela en las acciones y se pone al servicio de la voluntad.

Resulta importante forjar el carácter de los niños por medio del reforzamiento positivo. Esto significa premiar su buen comportamiento; cuando sean sinceros, honestos, obedientes y cumplidores de sus deberes. Puede hacerse por medio de palabras y expresiones de afecto o felicitación, o por medio de recompensas como paseos o salidas a restaurantes o sitios de entretenimiento.

6. Estimula la Autenticidad:

Ayuda a los niños a comprender y aceptar quiénes son. Celebrar sus diferencias y alentar la autenticidad refuerza la confianza en sí mismos. Su carácter se desarrollará mejor cuando son valorados, no por lo que consigan, sino por lo que son. Es importante respetarlos y amarlos por que son una parte vital de la familia.

No pretendas que tus hijos se conviertan en lo que tu deseas para ellos. Es mejor que tengan la libertad para elegir su propio camino; que escojan la carrera de su predilección. Que se conviertan en personas auténticas, nobles, originales.

De igual manera, resulta conveniente que desde una edad muy temprana estimular su creatividad y curiosidad. Si observamos que les gusta determinadas disciplinas apoyarlos para que se conviertan en verdaderos maestros. Esto hará que desarrollen un carácter más arriesgado y valiente, saliendose de los moldes establecidos y poseyendo mejores herramientas para enfrentar los desafíos de la vida diaria.

7. Incentiva la Colaboración:

Enseñar habilidades de trabajo en equipo y colaboración fortalece el sentido de comunidad. Los niños que aprenden a trabajar con otros desarrollan un carácter colaborativo y comprensivo.

Resulta necesario indicar que en la sociedad actual la unión, ayuda y el carácter colaborativo son elementos básicos para alcanzar objetivos personales o grupales. Es menester, incentivar las buenas relaciones sociales; y concientizar a los niños y adolescentes que dependemos los unos de los otros para alcanzar grandes metas y cambiar el mundo.

El más profundo sentido de la educación personalizada es convertir el aprendizaje en un elemento de formación personal a través de la aceptación de responsabilidades por parte del hijo o alumno, con el objetivo de ser original y asertivo , ser colaborativo, con capacidad para autogobernarse, establecer relaciones y buscar sentido a su vida.

En resumen, el desarrollo del carácter en niños y adolescentes es un proceso integral que requiere la combinación de modelos a seguir, enseñanza de valores, establecimiento de límites, promoción de la resiliencia, fomento de la honestidad, estímulo de la autenticidad y desarrollo de habilidades colaborativas. Al abordar estos aspectos, se sientan las bases para un crecimiento personal sólido y positivo.